Guía de la Federación de Rusia

rusia 

HISTORIA

 

bandera de rusia

El territorio europeo de la actual Federación Rusa, Belarús y Ucrania estuvo habitado por diferentes pueblos, como los escitas, y sufrió las invasiones de hunos, ávaros, godos y magiares. Las primeras menciones de los eslavos se remontan al siglo VI. En el siglo IX se formó el primer estado ruso, como Rus de Kiev, que surgió en la lucha contra los jázaros en el sur y los escandinavos en el norte. En el año 882 el príncipe Oleg de Nóvgorod conquistó Kiev y trasladó a esta ciudad el centro del estado ruso. En el año 907 Oleg firmó un tratado muy ventajoso para la Rus. En el reinado de Sviatoslav, nieto de Oleg, la lucha contra Bizancio y Bulgaria alcanzó proporciones gigantescas. Vladimir, hijo y sucesor de Sviatoslav consolidó la organización jurídica, dinástica y territorial del estado ruso. Para superar el aislamiento de la Rus pagana frente a la Europa que profesaba el monoteísmo, en el año 988 Vladimir adoptó el cristianismo como religión estatal y escogió el rito bizantino. Al final del reinado de Vladimir, el principado de Nóvgorod manifiesta fuerte afán independentista. Sviatopolk, sucesor de Vladimir, mató a tres de sus hermanos para consolidar su poder, pero Yaroslav, el cuarto hermano, príncipe de Nóvgorod, derrocó a Sviatopolk y asumió el poder supremo en Kiev. Después de su muerte se formaron la república feudal de Nóvgorod, los principados de Vladimir-Súzdal, Gálich-Volín y otros. En 1147 Moscú se menciona por primera.

 

En 1237 las tropas del khan tártaro Batú, nieto del khan Tengiz, invadieron los principados de Riazán y Vladimir, tomaron Moscú y otras ciudades rusas. En 1239-1240 continuó la conquista de otros principados rusos y se inició el período conocido como el yugo tártaro, de dos siglos y medio de duración. Otro peligro provino de Occidente, de parte de los teutones y suecos. En 1242 el príncipe Alejandro de Nóvgorod derrotó a los teutones en la célebre "batalla sobre el hielo" del lago Chudskoye, cerca del río Neva. Por esa victoria obtuvo el título de Nevski. Los mongoles no gobernaban directamente sino por medio de los príncipes locales o de los jefes turcos y mercaderes islámicos que operaban en la región, a los cuales daban una autorización. A comienzos del siglo XIV se destacaron los principados de Tver, Moscú, Riazán y Nóvgorod. Tver y Moscú disputaron el liderazgo en este período en que los principados permanecieron desunidos. El príncipe Dmitri de Moscú empezó a unir las fuerzas para expulsar a los tártaros, pero se le oponían los príncipes de Tver, Nizhni Nóvgorod y Riazán. En 1378, el khan Mamai realizó una expedición punitiva contra Rusia, pero fue derrotado.

 

En 1380 el príncipe Dmitri de Moscú derrotó a Mamai en la batalla del campo Kulikovo jalonando el inicio de la liberación de Rusia del yugo tártaro, y adjudicándose el título de Donskoi. La lucha libertadora duró un siglo y terminó victoriosamente en 1480, cuando Ajmat, el último khan de la Horda de Oro, no se atrevió a batallar contra las tropas del príncipe Iván III. Iván III terminó el proceso de unificación de las tierras rusas bajo la órbita de Moscú. En 1547 se entronizó en Moscú Iván IV, llamado el Terrible por su brutalidad y despotismo. En 1552 Iván IV tomó Kazán y anexó a Rusia el territorio del curso medio del Volga, poblado por los tártaros, chuvashes, marí, morduinos y udmurtos. En 1556 ocupó Astracán, mientras al oeste continuaba la guerra contra el Estado polaco-lituano, tratando de ganar la salida al mar Báltico. Se estableció la servidumbre: los campesinos perdieron el derecho a marcharse sin permiso del amo incluso en el día de San Jorge, única vez en que estaban autorizados a cambiar de dueño. Iván IV afianzó su poder absoluto eliminando a varios clanes boyardos. Muerto Iván IV en 1584, lo sucedió Fiódor, su hijo pusilánime y abúlico. Asumió el poder de hecho el boyardo Boris Godunov. En 1591 murió en circunstancias misteriosas el príncipe Dmitri, único heredero legítimo del trono (Fiódor no tenía hijos). Godunov llevó a cabo una guerra contra Suecia y firmó la alianza con Georgia, que quedó bajo el protectorado de Rusia. Rusia anexó el principado de Siberia.

 

Al morir Fiódor en 1598, cesó la dinastía reinante. El Concilio de los Territorios eligió a Boris Godunov como zar. Los clanes boyardos de mayor linaje se consideraban más dignos de ocupar el trono y se inició así la llamada "época de las revueltas" en Rusia. En 1601-1602, en el territorio de Ucrania perteneciente a Polonia, un impostor se proclamó "príncipe Dmitri" que supuestamente se había escapado del atentado de Boris Godunov. Reunió un ejército y se dirigió a Moscú. Logró amotinar a los habitantes de la ciudad y ocupar el trono. En 1606 los boyardos mataron a "Seudodmitri", pero en 1607 apareció otro impostor, "Seudodmitri II", apoyado por los polacos, los lituanos y los suecos. Las tropas polacas ocuparon Moscú asistidas por los boyardos traidores. Un amplio movimiento popular expulsó a los polacos de Moscú, y en 1613 el Zemski Sobor eligió al nuevo zar Mijaíl Románov. Entre 1654 y 1667, Rusia, bajo el zar Alexis guerreó contra los reinos de Suecia y Polonia; su mayor conquista fue la anexión de la Ucrania oriental. Bajo los Románov, el estado ruso se convirtió en una monarquía absoluta, administrada por una eficiente burocracia y una oligarquía de nobles, mercaderes y obispos integrados en la estructura estatal. El patriarca Nikon realizó la reforma de la iglesia, cotejando los libros santos en cirílico con los originales griegos. Parte del clero tradicionalista ("viejos creyentes") dando origen a la profunda escisión de la iglesia rusa.

 

En el siglo XVII, la economía creció rápidamente, no sólo por la expansión territorial, sino también por el comercio de productos forestales y semielaborados con Inglaterra y Holanda, así como por la explotación de los recursos naturales de Siberia. En 1694, tras el ascenso de Pedro I, el reino moscovita pasó a denominarse Imperio Ruso. Pedro se volcó hacia Occidente, para absorber sus adelantos científicos y técnicos, en especial para desarrollar la marina rusa. Aliada con Dinamarca y Polonia, Rusia intervino con éxito en la Gran Guerra Nórdica contra Suecia. En 1703 Pedro fundó San Petersburgo, adonde trasladó la capital imperial. Para la mayoría de la población, el reinado de Pedro fue muy opresivo y distante, con una rígida estructura normativa que lo convertía prácticamente en un régimen de castas. Entre otros órganos de control, Pedro montó una red de espionaje en la administración. El aparato policial pasó a ser esencial para asegurar la viabilidad del sistema autocrático. Aplastó implacablemente la conspiración de los boyardos conservadores de Moscú y mandó torturar y ejecutar a su hijo Alexei, aliado con los boyardos. Después de triunfar en la guerra contra Persia, Pedro extendió las fronteras del sur hasta el Mar Caspio. La expansión territorial, económica y comercial de esta época hizo de Rusia una de las mayores potencias europeas.

 

La sorpresiva muerte de Pedro, en 1725, abrió un período de inestabilidad, hasta el ascenso de Catalina II, en 1762, cuando la guardia imperial destronó a su marido. Por medios militares y diplomáticos, la conquista imperial continuó con la ocupación de la parte de Ucrania situada al este del Dniéper, Belarús, el reparto de Polonia entre Rusia y Prusia, la anexión de Lituania y Crimea, el control de la costa norte del Mar Negro, la penetración en las estepas, más allá de los Urales y a lo largo del Mar Caspio y una influencia cada vez más fuerte sobre los Balcanes. Hacia fines del siglo XVIII, la Revolución Francesa y la lucha contra el absolutismo influyeron en la intelectualidad rusa. El emperador Pável I reaccionó con extrema dureza, impuso la censura cultural, el exilio interno e incluso prohibió los viajes al exterior. En 1801, Pável fue muerto por conspiradores. Al ascender al trono Alejandro I, la política rusa dio un viraje. Alejandro buscó la paz, pero Napoleón le declaró la guerra en 1805, y lo venció en Austerlitz. En 1812 las tropas de Napoleón invadieron Rusia. La Guerra Patria, en la cual combatieron también los guerrilleros campesinos, terminó con el triunfo del ejército ruso comandado por el mariscal Kutúzov. La victoria convirtió a Rusia en primera potencia del continente.

 

En diciembre de 1825, después de la muerte de Alejandro I, un grupo de aristócratas llevó a cabo un fallido levantamiento en la Plaza del Senado de San Petersburgo. Cuando la revolución de 1848 sacudía a Europa, Rusia, gobernada por Nikolai I, permaneció incólume y utilizó su ejército para aplastar a los húngaros en Transilvania. Sin embargo, la derrota en la Guerra de Crimea contra Inglaterra y Francia mostró el atraso del Imperio Ruso. En 1861, el zar Alejandro II abolió la servidumbre, alegando que era mejor hacerlo desde arriba, antes que la liberación viniese de abajo. Los campesinos debían pagar por su libertad fuertes indemnizaciones a los antiguos propietarios. Se estableció asimismo un sistema de asambleas electivas locales, como administración a nivel de distritos y provincial, con representación campesina, pero en condiciones inferiores a las de los grandes terratenientes. En las décadas de 1860 y 1870 surgieron grupos radicales, cuyos objetivos iban desde la instalación de una Asamblea Constituyente hasta el llamado a la insurrección. Las ideas socialistas influyeron en estudiantes e intelectuales, que veían en el campesinado la clase revolucionaria. En 1861-1862, diversos grupos revolucionarios crearon en San Petersburgo la asociación clandestina Tierra y Libertad que existió hasta 1864. La rebelión polaca de 1863 y un fallido atentado contra el zar en 1866 agudizaron la represión.

 

En 1876 surgió una nueva sociedad clandestina Tierra y Libertad, que tres años después se dividió entre los que comenzaron a ver en el proletariado urbano mayor potencial revolucionario, los que mantenían esa expectativa en el campesinado y los partidarios de acciones terroristas. Estos crearon el grupo Voluntad del Pueblo, que asesinó a Alejandro II en 1881 y cuyos principales líderes fueron ahorcados. Alejandro III anuló las reformas de su antecesor y reforzó el poder de la autocracia. A principios del siglo XX, el socialismo ruso tenía dos grandes corrientes. Los Socialistas Revolucionarios (SR) proponían la socialización de la tierra en comunidades campesinas y la Socialdemocracia basaba el socialismo en la industrialización y en la clase obrera. El expansionismo de Rusia en el Asia Oriental condujo a la guerra con Japón en 1904 y trajo derrotas que generaron gran malestar interno. La represión violenta de una manifestación en Moscú, en 1905, desató la rebelión en las dos capitales, contenida sólo con el Manifiesto del 17 de octubre: el compromiso del zar de convocar a un Parlamento nacional (Duma). Los bolcheviques boicotearon las elecciones. La mayoría de la primera Duma quedó en manos de los demócratas constitucionales (liberales moderados).

 

Las demandas de la Duma -reforma agraria, iguales derechos para todas las religiones (la ortodoxa era oficial), amnistía para los presos políticos, autonomía para Polonia-, eran inaceptables para el zar. La Duma fue disuelta y el régimen aplastó en sangre a la revolución. En 1907 fue elegida la segunda Duma. Quedó reforzada tanto el ala izquierda como la derecha. El problema principal seguía siendo la tierra. El primer ministro Stolipin promovió una reforma agraria, para crear una clase de campesinos dueños de su tierra y acabar con el tradicional usufructo comunitario, pero no tuvo éxito y fue asesinado. La Segunda Duma también fue disuelta. Por una reforma electoral, las Dumas siguientes tuvieron mayoría conservadora. La entrada de Rusia en la Primera Guerra Mundial precipitó la crisis del régimen. Las pérdidas de guerra y la falta de comida agudizaron el descontento popular. En enero de 1917, en Petrogrado, un Consejo (Soviet) elegido por los obreros y soldados y la Duma formaron un gobierno. En febrero, Nicolás II abdicó y la Duma estableció un nuevo Gobierno Provisional, mientras los Soviets se multiplicaban. El gobierno alemán autorizó el pasaje por territorio alemán de un grupo de bolcheviques, encabezado por Lenin, con la esperanza de desestabilizar el poder de Rusia. Los bolcheviques regresaron a Rusia en un vagón sellado. Pronto empezó a crecer su influencia en los Soviets y surgió la dualidad de poderes entre los consejos y el gobierno de Alexandr Kerensky.

 

El 25 de octubre (7 de noviembre), Lenin dirigió la insurrección que derrocó el gobierno e instauró la primera república socialista. A comienzos de 1918 los bolcheviques disolvieron la Asamblea Constituyente, en la cual tenían la mayoría los socialistas revolucionarios. Ante la paz unilateral de Rusia, Alemania, Francia e Inglaterra mandaron sus cuerpos expedicionarios a su ex aliada en 1918 para derribar el gobierno revolucionario, en apoyo a los Guardias Blancos, grupos del ejército del antiguo régimen. La intervención extranjera fue derrotada en 1920 y dos años después cesó la guerra civil con el triunfo del Ejército Rojo, comandado por León Trotsky. En este período el gobierno soviético implantó el "comunismo de guerra", con la máxima centralización del poder y las relaciones monetarias prácticamente abolidas. La Federación Rusa, Ucrania, Belarús y la Federación Transcaucásica formaron, a fines de 1922, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). En el transcurso de la guerra civil, el régimen se convirtió en un gobierno del Partido Comunista de Rusia (bolchevique). En 1921, el Partido Comunista de Rusia bolchevique se vio obligado a terminar el "comunismo de guerra", ante el peligro de inminente colapso económico, y adoptar una Nueva Política Económica (NEP), consistente en volver a las leyes del mercado y la gestión privada en la pequeña empresa, mientras el estado se encargaba de obras de infraestructura, la industria pesada y una planificación general. En 1924 la Nueva Política Económica fue interrumpida por la muerte de Lenin. Josef Stalin había asumido la secretaría general del partido en 1922. Trotsky debió exiliarse y fue asesinado en México, en 1940.

 

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, por un acuerdo secreto con Alemania, la URSS ocupó parte de Polonia, así como Rumania, Estonia, Letonia y Lituania. En 1941, Hitler involucró todas sus fuerzas en el ataque a la URSS. Los soviéticos hicieron retroceder a las tropas alemanas, el Ejército Rojo liberó a varios países y tomó finalmente Berlín, en mayo de 1945. En 1945, en la Conferencia de Yalta, las potencias occidentales y la URSS acordaron sobre la situación de las zonas de influencia en Europa. En los países ocupados por el Ejército Rojo (Bulgaria, Hungría, Rumania, Checoeslovaquia, Polonia y Alemania Oriental), los comunistas tomaron el poder y proclamaron repúblicas populares, luego socialistas, según el modelo del PCUS. La estrategia de Guerra Fría impulsada por Estados Unidos en la posguerra, como un enfrentamiento en todos los planos entre los sistemas capitalista y socialista, desató la carrera armamentista y en 1955 se creó el Pacto de Varsovia, entre la URSS y los países aliados de Europa Oriental. El enfrentamiento Este-Oeste llegó a abarcar también las armas nucleares y el dominio espacial, en donde Estados Unidos y la URSS mantuvieron un equilibrio en las décadas de 1960 y 1970. En 1985, Mijaíl Gorbachov asumió la secretaría general del PCUS e inició drásticos cambios. La llamada glasnost (transparencia) política y la perestroika (reestructura) de la economía movilizaron fuerzas en pro de transformaciones en el país y reavivaron el tema de la autonomía de las nacionalidades. El cambio en la URSS desencadenó procesos similares en el este europeo.

 

Gorbachov adoptó también otras iniciativas en la política exterior de la URSS, como la retirada del ejército soviético de Afganistán, acuerdos de desnuclearización de Europa y la aceptación de la reunificación de Alemania. Sostuvo varios encuentros con el presidente de Estados Unidos y en 1990, propuso la disolución gradual del Pacto de Varsovia y de la OTAN. La reforma económica, la apertura al capital extranjero y el retorno al libre mercado fueron lentos debido a la resistencia del aparato dirigente del PCUS. En junio de 1991, Boris Yeltsin fue elegido presidente de Rusia. Tras un golpe de Estado frustrado, en agosto, el PCUS fue disuelto después de haber ejercido el poder político durante más de 70 años. Con posterioridad al intento de golpe de Estado comenzaron disturbios en la región de Chechenia-Ingushetia (Cáucaso del Norte). A fines de octubre se celebraron allí elecciones parlamentarias y presidenciales. Asumió el poder el general Dzhojar Dudaev, líder del movimiento nacionalista checheno. A comienzos de noviembre proclamó la independencia de la República de Chechenia, la cual fue sometida a un bloqueo económico por parte de Moscú. Entre tanto Boris Yeltsin asumió la jefatura del estado ruso y Ruslan Jasbulatov,de nacionalidad chechena la presidencia del Parlamento. El 8 de diciembre, Boris Yeltsin (Rusia), Stanislav Shushkevich (Belarús) y Leonid Kravchuk (Ucrania) denunciaron el tratado de 1922 de la fundación de la URSS y proclamaron la Comunidad de Estados Independientes (CEI) para sustituirla. En política exterior Rusia asumió la representación formal de la ex URSS. Letonia, Estonia y Lituania se separaron y fueron reconocidas por la ONU.

 

A comienzos de 1992, los dos miembros más importantes de la CEI, Rusia y Ucrania, evidenciaron una creciente rivalidad, a partir de la disputa sobre el destino de las armas nucleares y la marina de guerra de la ex URSS, a lo que se sumó la cuestión de la soberanía de Crimea. El presidente Yeltsin declaró que Estados Unidos dejó de ser un rival estratégico de Rusia y prosiguió la reforma económica, con la liberalización de los precios y la privatización de la industria, la agricultura y el comercio. En marzo de 1993 el Congreso se opuso a una proposición de referéndum de Yeltsin y trató sin éxito de limitar los poderes del mandatario. Tras nuevos desacuerdos, Yeltsin le quitó todo poder al Parlamento, que destituyó al presidente y lo sustituyó por Alexandr Rutskoi. La tensión siguió aumentando y el 4 de octubre el Parlamento fue tomado por asalto, tras haber sido atacado con tanques de guerra. Varios líderes opositores, como Rutskoi, vicepresidente del Congreso y el presidente de dicho órgano, Ruslan Jasbulatov fueron detenidos. Pocos días después, Yeltsin llamó a nuevas elecciones y organizó un referéndum para reforzar sus propios poderes. Los comicios de diciembre marcaron la derrota de los sectores favorables a Yeltsin, pero 60% de los votantes aprobaron la reforma constitucional que otorgaba mayores poderes al mandatario. En febrero de 1994 se firmó un acuerdo bilateral con la república rusa de Tatarstán y se proyectaba la firma de un documento similar con Chechenia. Sin embargo, la tensión entre Moscú y los independentistas de esta república mayoritariamente musulmana, que habían declarado la independencia en 1991, se agravó y en diciembre Yeltsin ordenó intervenir militarmente.

 

A pesar de las protestas dentro y fuera de Rusia, el presidente mantuvo los ataques militares sobre Grozny, la capital chechena, que fue casi totalmente destruida en 1995. En diciembre el Partido Comunista, de Guennadi Siugánov, ganó las elecciones legislativas. La victoria de los comunistas hizo temer a Yeltsin una derrota en las elecciones. El presidente trató de modificar su política, entre otras cosas frenando las privatizaciones y nombrando canciller a Evguenni Primakov, un diplomático de la época soviética y allegado a Gorbachov. Todos los candidatos opositores, desde Gorbachov a los comunistas, criticaron la especulación financiera desenfrenada, la corrupción y el régimen de "clan" de Yeltsin y sus allegados. En la segunda vuelta de los comicios, Yeltsin obtuvo 53,8% de los votos. El presidente saliente logró triunfar gracias a una inesperada alianza con Alexandr Lebed, un candidato opositor que había obtenido 11 millones de votos. Nombrado asesor en seguridad del Estado, Lebed inició inmediatamente gestiones para terminar con la guerra en Chechenia. En setiembre de 1998, con el voto de comunistas, nacionalistas y algunos liberales, Evguenni Primakov fue nombrado canciller. Primakov consiguió refinanciar deudas con los organismos internacionales sin prometer cambios concretos. Se reinstalaron controles fiscales y el estado comenzó a intervenir en la economía. En el plano internacional, Primakov introdujo una política menos dependiente de las decisiones de Washington y se enfrentó a Clinton y Blair por los ataques que Estados Unidos y Gran Bretaña efectuaron contra Irak en diciembre de 1998. La popularidad de Primakov, que logró opacar a Yeltsin, terminó por convencer al presidente de que era preciso un nuevo cambio de gobierno. En mayo, durante el desarrollo de los bombardeos a Yugoslavia, decidió sustituirlo por Sergei Stepashin. Finalmente Stepashin fue sustituido por Vladimir Putin en agosto. El 31 de diciembre de 1999 Yeltsin renunció sorpresivamente, dejando el gobierno en manos de Putin.

 

VIAJAR

 

Antes de realizar un viaje al extranjero, se recomienda registrar sus datos en el Registro de Viajeros informático de este Ministerio, para facilitar la atención en eventuales situaciones de emergencia o necesidad.

 

SE RECOMIENDA VIAJAR CON PRECAUCIÓN Y ABSTENERSE DE HACERLO POR DETERMINADAS ZONAS. Se sugiere leer con atención el resto de estas recomendaciones de viaje.

La normativa rusa en materia de inmigración se ha endurecido considerablemente en los últimos tiempos. Dicha normativa contempla, en caso de infracción, penalizaciones que van desde la multa hasta la expulsión o deportación, con prohibición de entrada eventualmente por un periodo que puede llegar a los 10 años (ver sección sobre documentación y visados). Se recuerda que es responsabilidad última del viajero asegurarse de que el visado expedido por las autoridades consulares rusas (fechas y duración, número de entradas y salidas, motivo de expedición, etc.) coinciden con las razones y circunstancias del viaje. En caso de que el visado no se ajuste a sus necesidades, el titular deberá dirigirse a los servicios consulares rusos para obtener uno nuevo, antes de viajar, para evitar posibles inconvenientes en frontera. Es también responsabilidad del viajero no superar los plazos de estancia que contempla el visado.

La legislación rusa en materia de doble nacionalidad se ha modificado recientemente (Ley Federal de 4 de junio de 2014), de tal forma que los nacionales rusos que ostenten también otra nacionalidad deben declararlo en la comisaría del Servicio Federal de Migración más cercana a su lugar de residencia. Su incumplimiento acarrea importantes sanciones económicas. Con arreglo a la práctica internacional, debe tenerse en cuenta que la Embajada de España en Moscú y los Consulados Generales de España en Rusia no pueden intervenir formalmente ante las autoridades rusas para prestar asistencia consular a ciudadanos que, siendo titulares de la doble nacionalidad, hayan entrado en la Federación de Rusia como ciudadanos rusos y estén residiendo como tales en el país. Para saber más sobre la aplicación de la normativa citada puede consultarse la nota informativa “Obligación notificación de nacionalidad distinta a la rusa” del apartado “El Consulado Informa” del sitio web del Consulado General de España en Moscú.

Los menores de edad que viajen a la Federación de Rusia con pasaporte ruso, aun siendo hijos de nacional español, estarán en todo caso sujetos a la normativa rusa y deberán asegurarse de que cumplen lo establecido en la misma, especialmente en cuanto a documentación, identificación y autorizaciones de viaje de refiere, cuando viajen con uno solo de los padres o con terceros. En caso de necesidad, el Departamento de Interior de la Ciudad de Moscú recomienda a los ciudadanos extranjeros ponerse directamente en contacto con el número 002 (equivalente al 112 español) y no con los agentes de policía que se encuentren  de servicio en la calle. En el 002 existe un servicio de atención en inglés, las 24 horas del día.

 

En Rusia existen riesgos en cuanto a la seguridad ciudadana se refiere, al igual que en todos los países. Se producen robos y estafas cuyo objetivo son los extranjeros. Por ello, se recomienda prestar atención a los objetos personales en lugares concurridos, evitar el uso de los taxis sin licencia y extremar la precaución en los trenes nocturnos. También deben evitarse los desplazamientos en los barrios muy periféricos de las grandes ciudades fuera de horarios normales.

 

Se recomienda evitar participar en cualquier manifestación y concentración de carácter político. La homosexualidad está reprobada socialmente. Se han producido algunos incidentes contra miembros del colectivo LGBT en las inmediaciones de locales de ocio nocturno. Además, en junio de 2013 entró en vigor una ley federal de "prohibición de la propaganda de las relaciones sexuales no tradicionales”. Se tipifica de forma difusa, las figuras de "difusión de información de imágenes o textos con contenido sexual no tradicional" y la "propaganda de valores" del mismo carácter. La ley establece distintas multas, según el infractor, por manifestaciones o actitudes públicas o por difusión de material en prensa o en Internet. Las expresiones públicas de orientaciones sexuales denominadas "no tradicionales" están sujetas a sanción económica y pueden acarrear, dependiendo de los casos, la detención y deportación. 

 

Zonas de riesgo (deben ser evitadas): se recomienda evitar cualquier desplazamiento, salvo necesidad, al Distrito Federal del Cáucaso Norte (Daguestán, Ingushetia, Kabardino-Balkaria, Karachay, Osetia del Norte y Chechenia). Esta región sigue siendo inestable y potencialmente peligrosa. También debe evitarse cualquier desplazamiento desde Rusia al este de Ucrania y a los territorios de las autoproclamadas Repúblicas de Lugansk y Donetsk. Son zonas de conflicto, por lo que el cruce de la frontera en ambos sentidos puede ser problemático y la capacidad de actuación consular desde Moscú es muy limitada. En lo que se refiere a Crimea y Sebastopol, España no reconoce su anexión ilegal por parte de Rusia, de modo que en este caso el Consulado General de Moscú tampoco está en condiciones de proporcionar asistencia consular en dicha zona.

 

Lo mismo ocurre en las autoproclamadas Repúblicas de Abjasia y Osetia del Sur. Además de no haber sido reconocidas por España, sus fronteras con la República de Georgia están militarizadas y son de acceso restringido. En concreto, la legislación georgiana prohíbe la entrada en la República de Georgia desde estos dos territorios que considera ilegalmente ocupados. Ello se castiga con una multa o incluso con pena de prisión. Asimismo, los incidentes fronterizos entre elementos militares y paramilitares son relativamente frecuentes.  Se recomienda consultar las recomendaciones de viaje para Georgia. Conviene extremar las precauciones en los territorios de Stavropol y Krasnodar, donde sin previo aviso pueden decretarse restricciones vinculadas a operaciones antiterroristas.

 

Por otro lado, existen restricciones de acceso para los viajeros a determinadas zonas o ciudades por razón de su ubicación o función económica. La relación de zonas con acceso restringido o limitado puede variar al igual que los criterios aplicables en cada caso. El viajero deberá informarse oportunamente de los requisitos específicos de su lugar de destino en el momento de tramitar el visado o ante las propias autoridades una vez se encuentre en Rusia.

 

Zonas de riesgo medio: las zonas no urbanas de Siberia o el Extremo Oriente pueden estar sujetas a restricciones de las que los viajeros deberán informarse. En caso de emergencia en estos territorios, puede ser difícil alcanzar un centro de asistencia, especialmente si las condiciones climáticas impiden la evacuación aérea, lo que es frecuente.

 

Zonas sin problemas: todas las demás con las precauciones mencionadas anteriormente.

 

La legislación rusa es muy severa en cuanto a la tenencia de drogas, ya sea para consumo propio o para su venta.

 

No existen prohibiciones a las importaciones de mercancías de la UE por parte de particulares. Por vía aeroportuaria y tratándose de particulares, se permite la importación de mercancías por valor inferior a los 10.000€ siempre que no superen los 50 kg. Por vía terrestre y marítima el valor de las mercancías no podrá superar los 1.500€ ni los 50 kg. La prohibición de importación de productos alimenticios de la Unión Europea a la Federación de Rusia no afecta a las persona físicas. La importación de productos de origen animal por particulares está permitida si no sobrepasan los 5 kg y siempre que conserven el envoltorio de fábrica. Se entiende por productos de origen animal los productos cárnicos elaborados como los fiambres, patés o conservas, entre otros. En cuanto a las frutas y verduras, la Comisión de la Unión Aduanera (Federación de Rusia, Bielorrusia y Kazajstán) no contempla tampoco restricciones específicas para viajeros.

 

Existen restricciones a las exportaciones de caviar tanto negro como rojo. En el caso del caviar negro, deberá declararse la exportación cuando la cantidad por persona supere los 250 g. En el caso de caviar rojo, la obligación de declaración se impone a partir de los 5 kg. Si se quiere exportar una cantidad superior, será en todo caso necesario contar con la oportuna licencia del Ministerio de Economía y Desarrollo de la Federación de Rusia. Se recomienda guardar especial cuidado con la compra de antigüedades y objetos de arte, sobre todo tratándose de objetos religiosos (iconos). Hay restricciones importantes para exportar este tipo de objetos, que gozan de una protección especial. En todo caso, siempre y cuando se tenga la intención de sacar algún objeto que pueda ser catalogado como antigüedad u objeto de arte, se deberá obtener el correspondiente permiso del Ministerio de Cultura de la Federación de Rusia. Para más información, puede consultarse la página web de la IATA

 

DOCUMENTACIÓN Y VISADO

 

Para viajar a Rusia es obligatorio estar en posesión de un pasaporte válido, que cumpla las condiciones siguientes:
Debe estar en vigor. El pasaporte debe contar con una vigencia mínima de seis meses a contar de la fecha de finalización del visado. 
Debe encontrarse en perfectas condiciones: las tapas unidas a la libreta, no debe faltarle ninguna página y no debe presentar desperfecto alguno. Las autoridades locales son muy exigentes en la aplicación de esta normativa, incluso en lo que afecta a la actualidad de la fotografía del pasaporte. El incumplimiento de cualquier de estas condiciones puede dar lugar a problemas en el momento de intentar salir del país, a una sanción administrativa o multa, o directamente a un rechazo en frontera.

 

La expiración del pasaporte acarrea la nulidad del visado ruso en él contenido, aunque el visado contemple un plazo superior. Una vez expedido un nuevo pasaporte, el titular deberá dirigirse a la Embajada o el Consulado General ruso en España y solicitar, previa presentación del pasaporte anulado, la expedición de un nuevo visado para el nuevo pasaporte. No se debe viajar a Rusia con un pasaporte nuevo y el visado en un segundo pasaporte ya caducado y anulado. Para entrar y salir del territorio de la Federación de Rusia es obligatorio estar en posesión de un visado válido. El visado debe contener la información fidedigna, abarcar el periodo de estancia previsto y contar con el número de entradas necesarias.

 

Existen distintos tipos de visados, según el número de entradas y salidas:
Visado de una entrada y salida (Однократная виза).
Visado de dos entradas y salidas (Двукратная виза).
Visado con múltiples entradas y salidas (Многократная виза).

 

El artículo 6 de la ley Federal sobre la normativa de salida y entrada en la Federación de Rusia establece que, en principio, corresponde a la compañía aérea controlar la validez del pasaporte y del visado. Esta comprobación se hace en el momento de la facturación o del embarque en el aeropuerto de origen. Esto no exime al viajero de realizar la misma comprobación por sí mismo.

Será objeto de sanción administrativa y multa que oscila de 2.000Rbs a 5.000Rbs:

Presentarse en frontera aeroportuaria sin visado. Nótese que las autoridades rusas no expiden visados en frontera. Esto incluye presentarse en frontera con un visado en un pasaporte caducado (ver supra). Intentar entrar en el país en fecha anterior a la que figura en el visado o con el número de entradas por el que fue expedido el visado ya agotadas. Cuando el motivo real del viaje (turístico, por invitación personal, de negocios, de estudios, etc.) que se declara en el momento de la entrada sea distinto del que motivó la expedición del visado. Intentar salir del país en fecha posterior a la que figura en el visado, aunque sea por motivos ajenos a la voluntad del viajero. Quien incurra en estas infracciones dos o más veces en el transcurso de periodo de 3 años podrá ser sancionado con una prohibición de entrada en territorio de la Federación de Rusia por un periodo de 36 meses.

 

Solamente en el caso de los visados de turismo contempla la normativa rusa la posibilidad de regularizar la situación una vez superado el periodo de estancia y siempre que se haga dentro de las siguientes 72 horas. El titular deberá tramitar un nuevo visado de salida en la representación del Ministerio de Asuntos Exteriores en el aeropuerto de salida (ver más abajo los aeropuertos donde existe esta representación), siendo el representante de la compañía aérea con la que vuela el encargado de tramitarlo unas horas antes de la salida del vuelo. Se trata de un procedimiento totalmente excepcional y que no es de aplicación general. Quien supere el periodo máximo de estancia de 90 días por semestre en territorio de la Federación de Rusia incurrirá en infracción administrativa y, de igual forma, podrá ser sancionado con una prohibición de entrada en el territorio de la Federación de Rusia por un periodo de 36 meses. En el caso de encontrarse en territorio ruso, el infractor podrá ser deportado. En el siguiente enlace encontrará una explicación de los distintos datos que incorpora el visado:www.centraldevisadosrusos.com/pdf/Comprobardatosdelvisado.pdf

 

Si se viaja a un tercer Estado y se tiene que hacer escala en la Federación de Rusia, el interesado deberá solicitar ante los servicios consulares rusos el correspondiente visado de tránsito. Si el tránsito se realiza a la ida y a la vuelta, el visado de tránsito deberá incluir, forzosamente, dos entradas y dos salidas. Aunque la legislación rusa prevé expresamente la exención de visado para los viajeros en tránsito hacia un tercer Estado que no salgan de la zona internacional del aeropuerto (TWOV) durante un máximo de 24 horas, hay que tener en cuenta lo siguiente:

La norma no se aplica en el caso de que el país de destino sea Bielorrusia o Kazajstán.

Para determinadas conexiones, es necesario cambiar de aeropuertos dentro de una misma ciudad.
Para determinadas conexiones, es necesario cambiar de terminal dentro de un mismo aeropuerto, debiendo abandonar la TWOV, siendo este siempre el caso cuando se trate de conexiones domésticas.

 

Por precaución y con el fin de evitar posibles incidencias, se recomienda a todos los viajeros en tránsito solicitar el correspondiente visado, aunque pueda no necesitarlo. El viajero deberá contar y estar en condiciones de acreditar la contratación de un seguro médico completo, incluido en el momento de solicitar el visado. Las autoridades consulares rusas en España pueden facilitar un listado de aseguradoras médicas que operan en la Federación de Rusia. Dicho seguro de viaje deberá ofrecer la mayor cobertura médica posible, para hacer frente a cualquier tipo de contingencia, incluida la repatriación sanitaria, en caso de resultar ésta necesaria.

 

Los viajeros a Rusia, además de contar con un visado válido, deberán realizar dos trámites adicionales una vez en la Federación de Rusia: 1) cumplimentación de la tarjeta de inmigración en el momento de la entrada al país y, 2) registro ante las autoridades de inmigración (en ciudad). Ninguno de estos dos documentos es necesario para poder abandonar la Federación de Rusia, pero el viajero debe estar en todo momento en condiciones de mostrarlos en caso de ser requerido para su identificación en la calle. Por lo tanto, la tarjeta de inmigración, la acreditación del registro y el pasaporte deberán llevarse juntos durante todo el periodo de la estancia. En el momento de la entrada en el territorio de la Federación de Rusia, todos los extranjeros deberán cumplimentar la tarjeta de inmigración. La tarjeta la completa el propio viajero o el servicio de inmigración, en formato digital, según los aeropuertos. En aeropuertos provinciales lo normal es que sea el propio viajero quien tenga que rellenarla personalmente. La tarjeta se compone de dos partes idénticas, del tamaño de una página de pasaporte. La primera de ellas se la queda la policía de fronteras en el momento del control de pasaportes. La segunda es  entregada al viajero, quien deberá conservarla hasta el momento de su salida de la Federación de Rusia. La tarjeta de inmigración se necesita además para los desplazamientos internos dentro de la Federación de Rusia así como para el registro.

 

Los extranjeros que han solicitado un visado turístico y que vayan a permanece en Rusia más de 3 días tienen la obligación de registrarse dentro de los primeros 7 días hábiles. No requieren registro los viajeros que vayan a permanecer en territorio de la Federación de Rusia menos de 72 horas. Para el registro, es necesario presentar la tarjeta de inmigración. El registro deberá hacerse en cada ciudad en la que el viajero pretenda permanecer. Corresponde, en principio, al propio hotel formalizar ante las autoridades competentes el registro de los viajeros que en él se hospeden. El registro se hará en principio dentro de las primeras 24 horas y en el momento de registrarse en el hotel. El hotel necesitará contar con el pasaporte y la tarjeta de inmigración del viajero durante varias horas. El interesado debe asegurarse de que este registro se hace efectivo. Esto se aplica a todos los visados turísticos que obligan al turista a estar alojado en un hotel u otra organización que realiza servicios hoteleros (y no en casa de particulares).

 

En el caso de una invitación de un particular, esto es, de viajeros que no pernocten en hotel, entonces el registro corre a cuenta del particular que ha formalizado la invitación, siendo válida la regla de las 72 horas. El propio invitante, residente en Rusia, puede hacerlo cumplimentando los trámites preceptivos ante las autoridades competentes.  Extravío del resguardo de registro: se puede obtener un copia, vía administración del hotel donde se aloja el turista o, directamente, ante la comisaría del Servicio Federal de migración en la que se tramitó.

 

DATOS DE INTERÉS

 

No existen obligaciones específicas de vacunación para viajar a la Federación de Rusia. No obstante, en atención a las circunstancias personales de cada uno y del contexto del viaje, se recomiendan las siguientes:

Rabia. Para las personas que vayan a estar en contacto con animales, debido a que en años recientes ha habido brotes de rabia, incluido entre los animales en la circunscripción administrativa Centro de la Federación de Rusia (incluye Moscú capital).
Enfermedad de Lyme y encefalitis por arbovirus. Es conveniente extremar las medidas de precaución contra las enfermedades transmitidas por garrapatas infectadas en las zonas boscosas.
Para más información sobre vacunaciones, se puede consular la siguiente página Web:
www.msc.es/profesionales/saludPaises.do

 

Las condiciones y atención sanitarias en la Federación de Rusia pueden variar considerablemente según la región y no siempre están a la altura de los estándares occidentales. Los centros de atención médica privada exigen el previo pago o garantía de los tratamientos médicos que van a dispensar. Por ello, se recomienda al viajero contratar un seguro médico de viaje completo que contemple todo el espectro de asistencia médica durante su estancia así como la repatriación en caso necesario. 

 

En cuanto a los medicamentos, se desaconseja la compra online. Por lo general, en Rusia se comercializan los mismos productos que en Europa aunque no siempre con el mismo nombre. Se informa de que ha habido casos de falsificación de genéricos. Se recomienda a los viajeros que necesiten medicación que viajen con ella para evitar tener que recurrir al mercado local. Estos viajeros deberán llevar consigo documentación que justifique su necesidad. Si se trata de sustancias psicotrópicas, el viajero deberá declararlas y llevar consigo un informe médico traducido al ruso. Si no son sustancias psicotrópicas, bastará con una receta médica traducida al ruso en que conste su principio activo, su nombre genérico así como las dosis y las frecuencia de su consumo.

 

CONTACTOS

 

Embajada de la Federación de Rusia en España

C/ Velázquez, 155
28002 Madrid
Tel.: 91 562 22 64 y 91 411 08 07, 91 563 71 92 (24 horas)
Fax: 91 562 97 12
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Web: http://www.spain.mid.ru/


Sección Consular de la Embajada de la Federación de Rusia en Madrid
C/ Joaquín Costa, 33
28002 Madrid
Tel.: 91 411 29 57
Fax: 91 562 78 30
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
http://www.rusmad.mid.ru/

 

Consulado General de la Federación de Rusia en Barcelona
Av. Pearson, 34
Barcelona
Tel.: 93 280 02 20, 93 280 54 32
Fax: 93 280 55 41
Teléfono con información automática (24 horas, de pago): 807 450 200
http://barcelona.mid.ru/web/barcelona_esp
 
Centrales de visados en Madrid y Barcelona

C/ Príncipe de Vergara, 126

28002 Madrid
Tel.: 902 17 27 77
Fax: 91 563 24 00

 

Av. Roma, 67 bajos

08029 Barcelona
Tel.: 902 19 29 30
Fax: 93 321 69 36
www.centraldevisadosrusos.com

 

DIVISAS

 

Los viajeros deben disponer de medios económicos para hacer frente a los gastos que ocasione su estancia. Dichos medios de pago podrán ser en divisas convertibles en el Banco Nacional de la Federación de Rusia, en tarjetas de crédito o de débito o en cheques de viaje. No hay límite para la entrada y salida de divisas. No obstante, es obligatorio declarar las cantidades superiores a 10.000 USD. Estos 10.000 USD incluyen la suma de la divisa de la Federación Rusa, divisas extranjeras, cheques de viaje y otros valores. El viajero deberá asegurarse de que el formulario de la declaración está sellado por un funcionario de la aduana para poder acreditar la titularidad de los fondos en el momento de la salida.

 

Quienes somos | Derechos contratación | Política de privacidad | Contactar

 

Copyright © 2014 Grupo Araque. Todos los derechos reservados. (All rights reserved).
C.I.C.M.A 181 Autorizado y supervisado por la Direccion General de Turismo de la Comunidad de Madrid.
Viajes Araque S.A. CIF A-28828887 Registro Mercantil Tomo.9855 Folio.214.
C/ Joaquín Ibarra, 42-44 (28042 Madrid) y C/ San Bernardo, 77 (Madrid)