Guía de Rumanía

rumania 

HISTORIA

bandera de rumania

El origen de los rumanos se remonta, a los dacios o getas que dieron nombre a la provincia romana de Dacia, en los Cárpatos y la Transilvania, un poco más al noreste del territorio ocupado en la actualidad por Rumanía. En el siglo I a.C., los dacios constituyeron un poderoso reino que, aliado con otras tribus, resistió duramente a los romanos. Interesada en la riqueza mineral de la región, Roma venció en el año 106 d.C. y expulsó hacia el norte a todos sus habitantes. Entre los siglos III y XII, la región fue invadida por germanos, eslavos y ávaros entre otros. La dominación búlgara duró unos dos siglos, alcanzó cierta organización social e introdujo el cristianismo en su versión occidental. A fines del siglo IX, los búlgaros fueron expulsados por los magiares. Transilvania fue conquistada por Hungría en el siglo XI, pero la invasión tártaro-mongola de 1241 borró las huellas de los primeros pueblos que habitaron la región. La etnia vlach de Transilvania reapareció en el siglo XIII, al sur de los Cárpatos, en Valaquia y Moldavia.

 

En las guerras contra Hungría, Valaquia se alió con Bulgaria y Serbia, pero ambos reinos estaban a punto de ser absorbidos por los turcos. En 1389, tras derrotar a los serbios en Kosovo, el Imperio Otomano comenzó la presión sobre Valaquia, que aumentó en 1393 con la caída de Bulgaria. El principado capituló ante el sultán Mehmed I, en 1417, aunque la dinastía de Mircea, el territorio y su religión cristiana quedaron intactos. La muerte de Mircea, en 1418, inició un período de inestabilidad, los príncipes se sucedieron por breves períodos, hasta que los turcos designaron a un gobernador. Valaquia se resistió, pero luego de la derrota húngara en 1526, en la batalla de Mohacs, la dominación turca se hizo inevitable. En 1594, el príncipe Miguel, aliado con Moldavia, efectuó una masacre de los ocupantes y, con el apoyo de Transilvania, invadió territorio turco. Ante el fracaso de sus contraofensivas militares, el sultán debió reconocer la soberanía de Valaquia, que quedó entonces vinculada a Hungría.

 

Al abdicar Segismundo Báthory de Transilvania, Miguel, con el apoyo del emperador Rudolf II, destronó al sucesor, Andreas, en 1599. Los campesinos vlach se alzaron contra Hungría, pero Valaquia no quiso romper su alianza y ayudó a los nobles locales a aplastar la rebelión. En los siglos XVII y XVIII, Valaquia y Moldavia cayeron otra vez bajo el dominio turco, administrado por los griegos en ciertos períodos, hasta que Rusia ocupó la región en 1769. Austria obligó a devolver los principados al sultán en 1774. Interesado en separar a rumanos y griegos, el sultán permitió a los principados promulgar leyes en su lengua y elegir gobernantes nativos. Ion Sandu Sturza asumió el gobierno en Moldavia y Grigore IV Ghica en Valaquia, ambos con fuerte hostilidad hacia Grecia y Rusia. Otra guerra ruso-turca se desató en 1828. El año siguiente, la Paz de Adrianópolis mantuvo a los principados como tributarios del sultán, pero bajo la ocupación de Rusia. Las tropas rusas se mantuvieron en la región y los príncipes empezaron a ser vitalicios.

 

La nobleza local elaboró el Reglamento Orgánico, que fue promulgado en Valaquia en 1831 y en Moldavia en 1832. Tras la aprobación del sultán, en 1834, Rusia se retiró. En la crisis europea de 1848, el sentimiento nacional de Moldavia y Valaquia fue estimulado por las rebeliones campesinas de la región. En la guerra de Crimea, la región fue ocupada alternadamente por tropas rusas y austríacas. El Tratado de París (1856) mantuvo el viejo estatuto de los principados, hasta la revisión de 1857. Los delegados locales propusieron la autonomía de los principados, con el nombre de Rumania, la elección de un rey extranjero con poder hereditario y la neutralidad del país. Al reanudarse la guerra ruso-turca, en 1877, Rusia rechazó la alianza con Rumania y amenazó con ocupar su territorio. Rumania autorizó el pasaje de las tropas rusas en abril y declaró la guerra a Turquía en mayo. Los rumanos contribuyeron a la victoria rusa, pero no fueron admitidos en las posteriores conferencias de paz.

 

El Tratado de Berlín, de 1878, respetó la independencia de Rumania, pero no le devolvió Besarabia y le dio a cambio Dobruja, una pequeña región en el delta del Danubio. Al estallar la Guerra de los Balcanes, en 1912, había tensión latente, por litigios territoriales entre Rumania y sus vecinos. Tras las primeras batallas, Bucarest reclamó una rectificación de sus fronteras en Dobruja. La Conferencia de San Petesburgo, en 1913, le cedió Silistra, contrariando a Bulgaria. En la segunda Guerra de los Balcanes, Rumania aprovechó para ganar posiciones. El Tratado de Bucarest le cedió el sur de Dobruja. Al inicio de la Primera Guerra Mundial Rumania vaciló entre Besarabia y Transilvania, pero optó por la segunda. En 1916, Rumania se alió con Gran Bretaña, Francia, Rusia e Italia, y le declaró la guerra a Austria y Hungría. Ocupada Bucarest, el rey Ferdinando, el gobierno y el ejército rumanos se refugiaron en Moldavia, protegidos por el zar. La derrota de las potencias centrales, le permitió a Rumania reunir Transilvania, Besarabia, Bucovina y Banato.

 

En las elecciones de 1928, el Partido Nacional Campesino (PCN) obtuvo 349 bancas en un total de 387. El gobierno abolió la ley marcial y la censura de prensa, descentralizó la administración, una aspiración de las minorías étnicas, liberó la venta de tierras y el ingreso de capital extranjero. El Consejo de Regencia formado al morir Ferdinando fue sustituido por el rey Carol, en 1930, tras un acuerdo de los partidos mayoritarios. Mediante un plebiscito fraudulento, Carol promulgó en 1938 una nueva Constitución, corporativista, y se aproximó a Alemania. Entre junio y agosto de 1940, Rumania tuvo que entregar Besarabia y Bucovina a la URSS, Transilvania a Hungría y Dobruja a Bulgaria. La desastrosa política exterior de Carol lo obligó a abdicar, en setiembre, dejando el trono a su hijo Miguel y el gobierno al general Antonescu. Rumania fue ocupada por una división alemana y declarada "estado nacional legionario". Las tropas rumanas cooperaron en la fracasada ofensiva alemana contra la URSS pero ante la contraofensiva del Ejército Rojo, Bucarest cambió bruscamente de lado. En marzo de 1944, los partidos Campesino, Liberal, Socialdemócrata y Comunista crearon el Bloque Nacional y, en agosto, el rey Miguel desplazó a Antonescu y declaró la guerra contra Alemania.

 

En setiembre Rumania firmó la paz en Moscú con la mayor parte de su territorio ocupado por tropas soviéticas desde fines de agosto. Después de tres breves gobiernos militares, se designó como primer ministro a Petru Groza, líder del Frente de los Labradores, un partido izquierdista no integrado al Bloque Nacional. En la Conferencia de Postdam, los aliados decidieron reanudar las relaciones con Rumania desde que su gobierno fuese "reconocido y democrático". La URSS dio su reconocimiento de inmediato, Estados Unidos e Inglaterra se mantuvieron expectantes. En las elecciones de 1946, el oficialismo se proclamó vencedor En abril, el Parlamento proclamó la República Popular de Rumania y adoptó una Constitución socialista. En junio, el gobierno implantó la planificación centralizada de la economía. Entre 1948 y 1949, Bucarest firmó tratados de amistad y cooperación con el bloque socialista europeo liderado por la URSS y se integró al Consejo de Asistencia Económica Mutua (CAME). En 1955, Rumania se incorporó al Pacto de Varsovia, pero en 1963 comenzó a distanciarse de la diplomacia soviética. En 1951 se puso en marcha el Primer Plan Quinquenal para la industrialización socialista (acero, carbón, petróleo). En 1952 se inició la consolidación del régimen bajo el presidente Groza y el primer ministro Gheorghiu-Dej.

 

En la década de 1970 y comienzos de la de 1980, Ceausescu fue reelegido varias veces secretario general del Partido Comunista de Rumanía y presidente del país. Pese a numerosas reorganizaciones del gobierno, las carencias económicas, acentuadas por la corrupción administrativa, hicieron crecer el descontento. A partir de 1987, las difíciles condiciones de vida y de trabajo se tradujeron en marchas y huelgas obreras, reprimidas por las fuerzas de seguridad. En 1988 y 1989 estallaron diversos escándalos en la administración, que llevaron a la destitución y el juicio de ministros y jerarcas del gobierno. El gobierno implantó el estado de emergencia, pero un sector dentro del régimen, apoyado en la rebeldía popular, dio un golpe de Estado. Acusados de "genocidio, corrupción y destrucción de la economía", Ceausescu y su esposa fueron ejecutados en secreto por tropas del Ejército. Un Frente de Salvación Nacional (FSN) asumió el poder.

 

En las elecciones de mayo de 1990, el FSN se adjudicó 85% de los votos, pero los observadores internacionales confirmaron las denuncias del fraude. En setiembre de 1991, el primer ministro Petre Roman y todo su gabinete presentaron renuncia a sus cargos. En diciembre de 1991, 77% del electorado del país aprobó una nueva Constitución que transformó a Rumania en un régimen presidencialista basado en el funcionamiento de varios partidos. Sin embargo, en la región de Transilvania, donde la mayoría de la población es de origen húngaro, la Constitución recibió muy escaso apoyo. El año 1995 también estuvo dominado por los desacuerdos entre Bucarest y algunos de sus socios comerciales, como la Unión Europea, sobre el ritmo de las reformas. Finalmente, en junio, tras dos años de gestación, Bucarest aprobó la ley de privatización de empresas comerciales.

 

VIAJAR

 

Antes de realizar un viaje al extranjero, se recomienda registrar sus datos en el Registro de Viajeros informático de este Ministerio, para facilitar la atención en eventuales situaciones de emergencia o necesidad.

 

NO HAY RESTRICCIONES ESPECÍFICAS RELATIVAS A VIAJES A ESTE PAÍS. Se sugiere leer con atención el resto de estas recomendaciones de viaje. El Sindicato de Servicios de Tráfico Aéreo de Rumanía (ATSR) ha desconvocado la huelga indefinida de controladores aéreos anunciada para el 1 de septiembre de 2015. Se recomienda a los viajeros que consulten con las aerolíneas y agencias de viaje las eventuales incidencias que la huelga, de concretarse, pudiera tener sobre sus desplazamientos. El teléfono de emergencia al que puede acudir en caso de necesidad es el 112, que dispone de operadores que hablan inglés, francés y alemán.

 

Hurtos/seguridad ciudadana. Rumanía es un país seguro. No obstante, hay que tomar ciertas precauciones para evitar hurtos de carteristas de los que pueden ser objeto los turistas. Se recomienda no perder de vista los objetos personales en lugares públicos o medios de transporte ni dejar objetos a la vista en el interior de los coches. En Bucarest, conviene evitar, siendo turista, algunas zonas de los barrios de Ferentari y Rahova.

 

Servicios de taxi. En caso de utilizar un taxi, se recomienda prestar atención a que la tarifa aplicada aparezca en información a la vista y a que el taxímetro funcione. Las zonas con más riesgo de estafa o abuso son las cercanas a las estaciones de ferrocarriles y a los aeropuertos. Especialmente en los aeropuertos se recomienda el uso exclusivo de sistemas de transporte público autorizados (autobuses o taxis ubicados en la zona del aeropuerto establecida a tal efecto).

 

Ataques de perros. Se han dado casos de ataques de perros que deambulan por las calles de las ciudades y extrarradios. En el caso de ser mordido, ha de acudirse inmediatamente a un centro sanitario de vacunación para suministrarse la vacuna antirrábica. Encontrará más información sobre este tema en la página web de la Embajada de España en Bucarest 

 

Terremotos. Parte del territorio rumano es zona de actividad sísmica. Encontrará consejos prácticos sobre cómo tomar medidas de precaución y actuar en caso de terremoto en la página web de la Embajada de España en Bucarest

 

Osos Animales salvajes. En los bosques de Rumanía se encuentra la mayor población de osos de Europa y una de las mayores de lobos. Antes de aventurarse por un camino de montaña se recomienda solicitar información sobre la zona al Servicio de Rescate de la Montaña Salvamont (teléfono: 0725826668). En principio, el hecho de andar en grupo, hablar en voz alta y hacer ruido evita que los animales salvajes se acerquen. En caso de un encuentro con un oso, se aconseja evitar cualquier movimiento rápido o brusco y no gritar. Se recomienda alejarse lentamente y en silencio y si hubiera un coche o cabaña cerca, buscar refugio allí.

 

EL TRÁFICO Y LA MERA TENENCIA O CONSUMO PERSONAL DE DROGAS SON CASTIGADOS CON SEVERAS PENAS DE PRISION. Éstas pueden ascender a 15 años de cárcel. ESTÁ PENALIZADAS LA INTRODUCCIÓN Y TENENCIA DE ARMAS Y MUNICIONES SIN AUTORIZACIÓN. ESTÁ SEVERAMENTE PENALIZADO CONDUCIR BAJO LOS EFECTOS DEL ALCOHOL. LA TASA DE ALCOHOLEMIA AUTORIZADA ES O mg. Los controles son frecuentes y la sanción puede llevar aparejada la retirada del permiso de conducir.

A pesar de las mejoras experimentadas por las infraestructuras en los últimos años, algunos tramos de carretera pueden ser deficientes. La velocidad máxima permitida es de 130 km/h en autopistas y autovías, 100 o 90 km/h en carreteras nacionales y 50 km/h en zonas urbanas. Hay que tener en cuenta que las carreteras atraviesan frecuentemente áreas urbanas en las que hay que reducir la velocidad a 50 km/h. El uso del cinturón de seguridad es obligatorio.

A la entrada en Rumanía, el ciudadano extranjero que viaja en coche, tiene que comprar una pegatina ("rovinieta") para circular por las carreteras nacionales (se trata de una tasa obligatoria). En función del periodo de estancia, la pegatina puede ser válida un día, una semana, un mes, tres meses o un año y se puede comprar en los puntos aduaneros, en las gasolineras OMV, PETROM, MOL, oficinas de correo, por internet, etc. La falta de este documento se sanciona con multa.

En caso de accidente de tráfico en el que resulten daños personales, las autoridades rumanas podrán imponer al extranjero implicado del accidente una prohibición de salida del país hasta que los órganos judiciales competentes resuelvan sobre su culpabilidad. Antes de emprender un viaje, especialmente si las condiciones meteorológicas son malas, es recomendable consultar la situación de las carreteras en el servicio “Infotrafic” de la Policía rumana. En el invierno la legislación obliga a utilizar ruedas de invierno cuando hay nieve o hielo en las carreteras. De no hacerlo, las multas pueden llegar a 4.000 RON (aproximadamente 900 €). Al conducir de noche, hay que prestar atención especial a los vehículos que incumplen las normas de autoseñalización, y a los peatones y a vehículos de tracción animal. También puede darse el caso de agresividad verbal por parte de algunos conductores.

 

Para aquellas personas que viajan con animales de compañía, sería conveniente que visitasen la página web del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la página web de Aena Aeropuertos.

 

DOCUMENTACIÓN Y VISADO

 

Se permite la entrada en Rumanía con DNI o pasaporte válido.
Visados: NO SE REQUIERE VISADO NI PERMISO DE RESIDENCIA PARA ENTRAR EN RUMANÍA Y PERMANECER DURANTE UNA ESTANCIA MENOR A TRES MESES. Si la estancia es superior a tres meses, es obligatorio registrarse en la Oficina Rumana para Inmigración correspondiente a la localidad de su residencia. La información detallada sobre cómo realizarlo y los documentos necesarios puede consultarse también en la página web de la Embajada de España en Bucarest

DATOS DE INTERÉS

 

Para el acceso al sistema público de salud en Rumanía el ciudadano español o comunitario deberá estar en posesión de la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE). Ésta puede obtenerse en España en cualquiera de los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social y da derecho a su titular a recibir las prestaciones sanitarias que sean necesarias durante su estancia en Rumanía en las mismas condiciones que los ciudadanos rumanos. Si no dispone de la tarjeta mencionada, deberá pagar las consultas médicas, medicamentos o gastos hospitalarios de los que haga uso. Sin embargo, el sistema público de salud rumano se resiente de la situación económica que atraviesa el país y, aunque hay buenos médicos, las instalaciones y medios sanitarios son bastante deficientes en comparación con los europeos occidentales.

La red de sanidad privada se ha ampliado, contando en 2014 con 109 centros. Entre los más extendidas figuran Clínicas ICCO (Brasov), Delta Health Care (Bucuresti), Euroclinic, Medicover, Di Monza (Bucuresti), Arcadia (Iasi), Onco Card (Brasov), Nova Vita (Mures). Se recomienda la suscripción de una póliza de seguro médico de viaje con la que poder acceder a clínicas privadas y cubrir una eventual repatriación. Mapa de la red pública de sanidad por regiones. No hay riesgo especial de epidemias.


Las farmacias suelen estar bien provistas de medicamentos. Algunos medicamentos sólo se expiden con receta. El agua en las ciudades es potable, pero en caso de consumo prolongado y para evitar trastornos estomacales es preferible beber agua embotellada.

CONTACTOS

Embajada de Rumanía en Madrid

Avda. Alfonso XIII, 157

28016 Madrid

Tel.: 91 350 18 81

Fax: 91 345 29 17

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Embajador: Ion Vilcu

 

Sección Consular (de la Embajada de Rumanía en Madrid)

Avda. de la Albufera, 319

28031 Madrid

Teléfono de emergencia consular: 649 656 032

Fax: 91 416 50 25

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Cónsul: Sra. Dña. Irina Marín

DIVISAS

 

Las personas físicas pueden entrar y salir de Rumanía con sumas en efectivo equivalentes a 10.000 euros por persona y viaje, sin ninguna formalidad adicional. Cuando las cantidades en efectivo y cheques de viaje superen los 10.000 euros, deberán ser declaradas en la aduana a través de un formulario tipo. La moneda nacional es el leu (en plural, lei) y su denominación en los mercados internacionales es RON. El cambio a 15 de mayo de 2015 fue de 1€ = 4,45 RON.

Las divisas más aceptadas son el euro y el dólar de EE.UU. Se puede cambiar al tipo oficial en las entidades bancarias o en las agencias de cambio legalmente establecidas. El tipo de cambio puede variar ligeramente entre unas agencias y otras. Se aconseja prestar atención a la comisión percibida por las agencias de cambio. La mayoría aplican  un 0% pero hay algunas que sí perciben comisiones. La comisión ha de figurar en un cartel visible dentro de la agencia. Los bancos no perciben comisiones pero ofrecen un cambio inferior. Existen cajeros de cambio pero la red no es extensa.

Hay cajeros automáticos en todas las ciudades.  En el ámbito rural es mejor llevar efectivo. Existen algunos cajeros que permiten retirar euros pero hay pocos bancos que ofrecen este tipo de servicio. El uso de tarjetas de crédito está generalizado en las ciudades. Está prohibido cambiar divisas fuera de los establecimientos autorizados.

 

Quienes somos | Derechos contratación | Política de privacidad | Contactar

 

Copyright © 2014 Grupo Araque. Todos los derechos reservados. (All rights reserved).
C.I.C.M.A 181 Autorizado y supervisado por la Direccion General de Turismo de la Comunidad de Madrid.
Viajes Araque S.A. CIF A-28828887 Registro Mercantil Tomo.9855 Folio.214.
C/ Joaquín Ibarra, 42-44 (28042 Madrid) y C/ San Bernardo, 77 (Madrid)