Guía de Reino Unido

londres cabinas 

HISTORIA

bandera de reino unido

Desde el Neolítico y tras la última recesión glaciar, diversos pueblos fueron asentándose en las islas. La más temprana, procedente de la Francia atlántica, y de España, se estableció a lo largo de la parte occidental de la isla. La segunda oleada, de individuos neolíticos bálticos y Alta Silesia, ocuparon las llanuras sudorientales, y la de mayor transcendencia histórica fue la de los pueblos celtas. Más tarde se sucedieron las invasiones de los romanos, de los anglos, jutos y sajones, de los daneses y finalmente la de los normandos. Con la invasión de los normandos se consolida el Estado de Inglaterra. Los celtas fueron tribus pastoriles y guerreras que procedían de los valles del Danubio. Dominaban la elaboración de los metales y obedecían a una clase dirigente constituida por sacerdotes, los Druidas. Fundamentaban su religión en el culto a la naturaleza.

 

Los celtas se asentaron en las islas en dos oleadas: la primera la de los goideles dio su lengua a Irlanda y las tierras altas de Escocia, y la segunda fue la formada por los Prythones (bretones). Ambas lenguas desaparecieron tras las invasiones germánicas. London es un nombre de origen celta, en cuanto a Prython que significa país de los hombres tatuados, se debe al expedicionario griego Pytheas que bautizó las islas con el nombre de Pretannicas. En la formación de la Inglaterra moderna, los elementos célticos, preservados durante siglos en Escocia, Gales e Irlanda, han tenido especial incidencia en la historia moderna de las islas. Igualmente son muchas las tradiciones de origen celta que se mantienen vivas en Gran Bretaña e Irlanda.

 

Julio Cesar necesitaba obtener victorias con las que deslumbrar a Roma, Pretannica se convirtió en el objetivo. Julio Cesar trató de convertir sus expediciones en un éxito político, pero fracasó. Casi un siglo después Claudio envió cuatro legiones y la caballería y solo los galeses y los escoceses impidieron la invasión total. Las ocupaciones romanas respondían siempre al mismo esquema, construcción de fortificaciones y calzadas para rápidos desplazamientos de tropas y mercancías. La invasión solo alteró superficialmente las costumbres celtas que se acostumbraron al nuevo estilo de vida. Para Roma, Britania fue una colonia de explotación. Se introdujo la noción de urbanismo. Se levantaron ciudades, villas, termas, instalaciones hidráulicas y alcantarillas. Londres fue la encrucijada de las calzadas que se construyeron en todas direcciones, de ahí el rápido crecimiento de la ciudad. Se construyeron las primeras iglesias. Se importaron obras de arte del imperio y la cerámica se convirtió en una industria especializada.

 

La Inglaterra romana venía sufriendo serias incursiones de los sajones que devastaban las poblaciones costeras del Oeste. Ante la progresiva falta de protección en que se iba encontrando la isla, Britania fue invadida por los Pictios y Escotos. Los bretones pidieron ayuda a los sajones que ante la debilidad de la defensa interna, la ayuda la convirtieron en invasión. Los Anglos y los Jutos también se sumaron e invadieron Britania. Los sajones se establecieron en la parte meridional del Támesis. Los anglos se asentaron al norte de Essex y también en la zona central al este de Gales. Los jutos se instalaron en Kent y en la isla de Wight. Todos estos pueblos eran politeístas, hablaban la misma lengua y usaban las mismas armas. Los bretones no sometidos se refugiaron en las colinas del Oeste y serán sus descendientes los que junto a irlandeses y escoceses propaguen el cristianismo. Los celtas también encontraron refugio en el continente, estableciéndose en la Bretaña francesa.

 

Los sajones eran hombres serios y leales, cuya principal afición era la guerra. Se asentaban en comunidades de diez a treinta familias. El Witan era el consejo de sabios que decidía la sucesión al trono en cada reino. Los reinos se dividían en shires de ahí el nombre de condados como Yorkshire, Wilshire, etc. El shire se componía de grupos de cien familias. Los sajones que invadieron Inglaterra tenían sus propios dioses. Thor, Odín, Freya, etc. Que dieron nombre a los días de la semana. Al principio de resistieron al cristianismo. San Agustín, enviado por el papa Gregorio el Grande, que se sirvió de los monjes benedictinos para la conversión de Britania, fue el evangelizador que consiguió la conversión de Ethelberto de Kent, primer rey cristiano y santo sajón. Desde la conversión de Ethelberto, el condado de Kent, detentó una clara hegemonía política sobre los demás reinos, pero fue el rey Egberto quien logró imponerse, convirtiéndose en el primer soberano inglés. Pero esta situación se vio pronto amenazada por la masiva invasión danesa.

 

Las tribus paganas de Suecia, Noruega y Dinamarca, apenas tuvieron contacto con la civilización romana, pero habían visto sufrir a los sajones la influencia del cristianismo de tiempo de Carlomagno y asumieron que las naciones cristianas eran sus enemigos naturales. Esta fue una de las causas de las invasiones nórdicas. Los vikingos daneses comenzaron a invadir las islas británicas en el siglo VIII. Primero cayó Irlanda y después Northumbria, Mercia y Wessex. Los daneses tenían leyes, dominaban la artesanía y disfrutaban de cierto desarrollo literario. El inmediato efecto de las invasiones danesas sobre los anglosajones fue la creación de un ejército profesional. A los soldados profesionales se les pagaba mediante concesión de tierras y el oficio militar se convirtió en la profesión de una clase a la que los demás respetaban por suponerles protección permanente. Por otro lado las invasiones danesas hicieron disminuir drásticamente los enfrentamiento entre los reinos anglosajones y aunque el reinado de Egbet de Wessex se vio seriamente comprometido la oposición generalizada al invasor dio más tarde sus frutos. El rey sajón no era un rey absoluto, ni la monarquía era hereditaria. Reyes como Alfredo el Grande, han ido surgiendo de la historia inglesa, cada vez que la institución parecía palidecer, reyes como Eduardo I, Enrique VII o la reina Victoria, fueron un buen ejemplo en la positiva historia de la monarquía inglesa.

 

Alfredo el Grande fue casi un rey legendario. Consiguió acorralar a los daneses, consiguiendo su rendición. Sin la tenacidad de este hombre el destino de Inglaterra no hubiera sido el mismo, transformó el ejército, la justicia y la educación. Creó una flota, fortificó ciudades y fundó grandes escuelas para hijos de los nobles y de los hombres libres y ricos. Logró liberar Wessex, Sussex y Kent. Durante el largo intervalo de paz, se pudo reorganizar la cultura monástica y se produjo un desarrollo de las tradiciones carolingias. Pero la paz se vio interrumpida de nuevo. Un mal rey, Ethelred, tuvo que empezar a ceder ante la progresiva presión invasora de los daneses. A la muerte de su hijo y heredero, el Witan decidió nombrar rey al hermano del rey de Dinamarca, Knut, que reinó como Canuto el Grande. Este convocó una gran asamblea en la concilió a ingleses y daneses, jurando respetar las leyes y tradiciones anglosajonas. Fue generoso con la Iglesia y llegó a peregrinar a Roma. Convertido al cristianismo, se volvió tan piadoso que colocó la corona sobre el altar mayor de la catedral de Winchester para demostrar que dios es el único rey.

 

A la muerte de su sucesor, el Witan ante la lucha por el trono, devolvió la corona a la dinastía sajona en la figura de Eduardo el Confesor. Eduardo contrajo matrimonio con la hija de Godwin, duque de Normandía. Se rodeó de consejeros normandos y eligió a Roberto de Jumieges como Arzobispo de Canterbury. Fue dispensado por el papa de su voto de peregrinar a Roma a cambio de la construcción de la Abadía de Westminster, contruyó en las cercanías su palacio y trasladó la corte desde Londres. Fue el último rey anglosajón antes de la conquista normanda y el pueblo convirtió su memoria en el simbolo de la Inglaterra independiente. Tras su muerte, Harold II, reinó escasos meses, pues Guillermo el Bastardo (Guillermo el Conquistador), invadió la isla para asegurar su pretendido derecho al trono. Esto supuso para los ingleses una gran humillación al pasar de depender de los duques normandos y para Harold supuso el final de su reinado y de su vida.

 

Tanto Guillermo el Conquistador como sus sucesores, Guillermo II el Rojo y Enrique I, reforzaron los poderes de la iglesia con el fin de lograr su apoyo frente a otros aspirantes al trono. Esto se volvió contra el pretendido absolutismo de la corona. Una vez más la monarquía inglesa tuvo que aceptar el freno de sus súbditos, que una y otra vez impedirían el gobierno absoluto de sus monarcas hasta la declaración de la democracia moderna. Enrique I, antes de subir al trono, tuvo que firmar una carta prometiendo respeto a los bienes de los nobles y la iglesia, precedente histórico de la Carta Magna. Sus descendientes Esteban de Blois último rey de la Casa Normanda y Enrique II primer rey de la Casa Angevin, se enfrentaron a la Iglesia y a los nobles provocando una guerra civil entre la nobleza partidaria del rey y los obispos y un enfrentamiento violento con la Iglesia que culminó con el asesinato de Thomas Beckett.

 

Así se inició la decadencia de la autoridad real, que de nuevo ponía límites a la autoridad de la corona y creaba el Parlamento, aunque este no quedara realmente organizado. El parlamento quedó dividido en Cámara de los Lores y Cámara de los Comunes. Durante aquel período las relaciones internacionales estuvieron presididas por las constantes guerras con Francia y Escocia. Enrique III, primer rey Plantagenet, sumió al país es la ruina. Durante el reinado de Eduardo III se desató el enfrentamiento con Francia. La guerra duró ciento veinte años. Al principio los ingleses obtuvieron grandes victorias, pero los franceses aprovecharon la intervención de Eduardo y recuperaron los territorios perdidos, excepto Calais. A la muerte de Eduardo se produjeron en Inglaterra graves conflictos y Ricardo II, último rey Plantagenet, sucumbió ante su primo Enrique de Bolingbroke, que bajo el nombre de Enrique IV inició los reinados de la Casa Lancaster.

 

Enrique pasó su reinado sofocando las revueltas de los nobles y persiguiendo herejes. Su hijo consiguió estabilizar el estado y alcanzó una memorable victoria sobre los franceses, se alió con el duque de Borgoña e impuso al de Francia, Carlos VI, el Tratado de Troyes por el que se nombraba sucesor del reino francés a su muerte. Carlos VII de Francia, aprovechando nuevos desordenes internos en Inglaterra, recuperó Normandía y la Guyana. Los ingleses pensaron que su rey , casado con margarita de Anjous, les había traicionado y apoyaron al duque de York, que logró ser nombrado Lord Protector. El duque se propuso tomar el trono y esto desembocó en una larga contienda civil. El duque, tras sus iniciales victorias, fue finalmente derrotado por las tropas de la reina Margarita. El hijo del difunto duque ocupó Londres, se hizo proclamar rey con el nombre de Eduardo IV y derrotó al resto de sus adversarios. Margarita desembarcó en Inglaterra, liberó a Enrique y puso en fuga al usurpador. Pero Eduardo consiguió nuevos aliados y derrotó a sus enemigos. Fue una matanza y los no murieron en la batallas, fueron más tarde, asesinados, incluido Enrique. Solo se salvó la reina, que fue rescatada por Luis XI de Francia.

 

A la muerte de Eduardo, se hizo con el reino su hermano el duque de Gloucester que no dudó en asesinar al hijo y sucesor de Enrique, Eduardo V. Reinó como Ricardo III pero su crimen revolucionó al país, e incluso el duque de Buckingham formó parte de una conjura para devolver el trono a Enrique Tudor, a quien Margarita había prometido la mano de su hija Isabel. Pero la conjura fracasó. Dos años más tarde, Enrique Tudor desembarcaba en Gales y derrotaba al tirano. El enfrentamiento de Enrique con la iglesia católica le causó graves problemas internos, pero el rey consiguió centralizar y unificar el sistema de gobierno. Desarrolló las funciones del Parlamento aumentando las atribuciones de las dos cámaras y su poder. El sucesor, Eduardo VI, al contar con once años de edad, dio lugar a la regencia de su tío Eduardo Seymour. Permitió que los sacerdotes se casaran, prohibió la iconografía en las iglesias y el agua bendita. A la muerte de Eduardo, la proclamaron reina a Juana Grey, cuyo reinado duró nueve días, ya que la mayor parte del país se mantenía fiel a la hija de Enrique VIII y Catalina de Aragón, María, que contrajo matrimonio con Felipe II de España y se empeñó en la difícil tarea de restablecer el catolicismo. Abolió las normas dictadas por su padre y por Seymour.

 

Todo esto unido a la pérdida de Calais en la guerra contra Francia, supuso el fin de su reinado y su muerte. La subida al trono de su hermana Isabel, hija de Ana Bolena, abrió la etapa cumbre del esplendor inglés en todos los ámbitos. Inició una política de aislamiento del resto de Europa. Logró expulsar de Escocia a los franceses. Con la Reina Isabel se extingue la dinastía Tudor, pues designo como heredero de la corona al hijo de María Estuardo, Jacobo VI de Escocia y I de Inglaterra, que aunque no logró unir Escocia con Inglaterra, encontró apoyo para colonizar el Ulster, la región más próspera de Irlanda del Norte. Aunque reforzó la función del Parlamento, su hijo y sucesor, Carlos I, llegó a gobernar sin él con la ayuda de Stratford y del Arzobispo de Canterbury, Laud. El país de rebeló. Se vio forzado a convocar el Parlamento y tras dos constituciones del mismo, la cámara decretó la ejecución de Stratford y del arzobispo Laud. El rey fue acusado de ineptitud, el Parlamento se insubordinó e hizo huir al rey que se refugió en Gales.

 

El enfrentamiento civil culmina en una batalla en la que Cronwell triunfa al mando del ejército popular. El rey esta vez huye a Escocia. Cronwell se niega a seguir a seguir las instrucciones del parlamento. El parlamento juzga y decide ejecutar al rey, acusado de traición. Poco después se suprime la institución monárquica y la Cámara de los Lores. Los escoceses habían nombrado rey a Carlos II de Inglaterra (Jacobo VII) pero Cronwell logró someter a Escocia, haciendo que Carlos se refugiara en el extranjero. Acabó por disolver el Parlamento. Readmitió a los judíos que habían sido expulsados en tiempos de Eduardo I. Estrechó lazos con Francia y se mantuvo en guerra contra España. A la muerte de Cronwell, fue restablecida la monarquía en la persona de Carlos II. A raíz de su alianza con Luis XIV contra Holanda, el Parlamento impuso al rey el Bill of Test por el que se impedía a los católicos el desempeño de cargos públicos. Carlos irritado por la sistemática reducción de su poder, disolvió la Cámara de los Comunes varias veces y llegó a gobernar sin parlamento. A su muerte le sucedió su hermano, el duque de York, Jacobo II, que a pesar del Bill of Test protegió a los católicos que volvieron a ejercer cargos políticos y sofocó sin miramientos las revueltas en Escocia y Gales.

 

Las hijas del rey eran protestantes casadas con protestantes, pero Jacobo tuvo un hijo que fue bautizado en la religión católica. Los ingleses no toleraron esta posible sucesión y llamaron al trono a su hija mayor, casada con Guillermo de Orange, que vio en aquello la posibilidad de reforzar su enfrentamiento con Luis XIV. Desembarcó en Inglaterra y entró en Londres. Jacobo abandonado por todos, huyó a Francia. El parlamento destituyó al rey y nombró reyes a María II y a Guillermo III. Con ellos se declaró la independencia del poder judicial y la libertad de culto de los protestantes disidentes. Con Guillermo III tuvo lugar un cambio en la política exterior inglesa. Pero Luis XIV reconoció a su hijo como heredero del trono inglés. Suceso importante de este reinado fue la unión de Escocia con Inglaterra en un solo reino que tomó el nombre de Gran Bretaña. La mediocridad de los primeros reyes Hanover, propició la transformación de la monarquía británica en monarquía parlamentaria. Jorge I llegó a la corte y fueron los Whigs los que hicieron posible su reinado. Como no hablaba inglés dejó de asistir a las reuniones del gabinete que se hizo responsable ante el Parlamento. La ausencia del rey en los consejos permitió que Walpole gobernara con la confianza de las cámaras pero sin rango de primer ministro. Mantuvo la paz con Francia, disminuyó los impuestos y se mantuvo en el poder tras la muerte del rey y el nombramiento de su hijo Jorge II.

 

Después de veinte años de tregua se vio forzado por el Parlamento a entrar en guerra con España. Walpole, agotado y enfrentado con el Parlamento, presentó la dimisión y pasó a la Cámara de los Lores con el título de Lord Oxford. A la muerte de Carlos VI, su hija, María Teresa de Habsburgo, había heredado todos sus estados, Europa Central, Bélgica e Italia. Hanover fue tomado por los franceses y el rey entregó el poder a William Pitt. Pitt consiguió la victoria de Inglaterra en la Guerra de los Siete Años y conquistó la colonia francesa más antigua, Canadá. El resultado de la paz supuso el incremento del patrimonio colonial inglés en América, aunque todo ello provocara una grave crisis económica que se quiso paliar exprimiendo aún más a las colonia. De nuevo se abrió la lucha con los españoles, holandeses y franceses. Irlanda consiguió liberarse del sometimiento al ejecutivo inglés y fueron eliminadas muchas de las causas que limitaban la acción política de los católicos irlandeses. El hecho más revolucionario fue el nacimiento del capitalismo que fue propiciado por la acumulación de grandes capitales y la introducción de maquinaria en las fábricas. Con la revolución francesa y la muerte de Luis XIV, la opinión pública inglesa se volvió contra Francia y las guerras se desataron de nuevo.

 

Las victorias contra Napoleón dieron a Inglaterra la supremacía política mundial. Pitt consiguió la reunificación de Irlanda e Inglaterra y prometió el derecho de los católicos a ser elegidos como parlamentarios. Pero el rey se opuso a esto último y a que fueran admitidos en el ejército inglés. En la política exterior se impulsó el reconocimiento de las nacionalidades, se sostuvo el derecho de los pueblos a procurarse el gobierno que deseen. A pesar del liberalismo inglés, sobre Irlanda se guardó silencio y Disraeli coronó a la reina Victoria como emperatriz de la India, obtuvo Chipre, fundó Rodesia y ocupó Egipto, Afganistán y otros países de Africa Meridional. La reina Victoria sucedió a su tío Guillermo IV a los dieciocho años. Instauró con la ayuda de Disraeli una amplia política imperialista. En el plano religioso fue muy tolerante y como jefe supremo de las iglesias inglesa y escocesa, evitó todo enfrentamiento entre ellas. Murió tras 64 años de reinado como último monarca de la Casa Hanover.

 

A la reina Victoria le sucedió en el trono Eduardo VII como único monarca inglés de esta dinastía. Con su muerte Jorge V inicia los reinados de la Casa Windsor.

Los ingleses comprendieron que su aislamiento era imposible y buscó el acercamiento con Francia, Rusia y también con Japón. El gobierno se vio forzado a la declaración de guerra para evitar es expansionismo europeo emprendido por Alemania. Tras el conflicto bélico el imperio inglés alcanzó la máxima extensión territorial, Africa del sudoeste, Africa oriental germánica, parte de Togo y Camerún, las islas alemanas de Oceanía, Mesopotamia y Palestina. Se acordó el sufragio universal para todos los hombres y parcialmente para las mujeres. Se concedió el estatuto de Dominion dentro de la Common Wealth, a Irlanda exceptuando Ulster que continuó bajo el poder de la corona. Se aprobó la independencia de Egipto y a Irak. A la muerte de Jorge V, sucesor de Eduardo VII, subió al trono Eduardo VIII que abdicó por amor y lo hizo a favor de su hermano Jorge VI, padre de la actual reina Isabel II.

 

VIAJAR

 

Antes de realizar un viaje al extranjero, se recomienda registrar sus datos en el Registro de Viajeros informático de este Ministerio, para facilitar la atención en eventuales situaciones de emergencia o necesidad.

 

NO HAY RESTRICCIONES ESPECÍFICAS RELATIVAS A VIAJES A ESTE PAÍS. Se sugiere leer con atención el resto de estas recomendaciones de viaje. 

En términos generales el Reino Unido es un país seguro y al que se puede viajar con las precauciones habituales. No obstante, el 29 de agosto de 2014, el Gobierno británico decidió elevar el nivel de amenaza terrorista de sustancial a severo, debido fundamentalmente a la amenaza del terrorismo global.

Zonas de riesgo medio: en general, los barrios periféricos de las grandes ciudades (Londres, Manchester, Liverpool, Birmingham, Edimburgo, Belfast). En Londres se desaconseja la visita a algunos barrios de la zona Sur (Brixton, escenario de revueltas raciales en 2011) y Este. Se producen hurtos frecuentes en los centros de interés turístico, particularmente en Londres y en Edimburgo. Es recomendable custodiar con la máxima diligencia la documentación personal. Se sugiere:

  • No salir a la calle con los originales de la documentación personal (se recomienda el uso de fotocopias).
  • No llevar todo el dinero y las tarjetas en la misma cartera, bolso o maleta.
  • Estar alerta al sacar dinero de un cajero automático.
  • Ser discreto al utilizar el móvil en un lugar concurrido.
  • No dejar bolsos o mochilas sin vigilancia en hoteles, restaurantes o bares.

Con la excepción relativa a DNI y pasaporte que se recoge en el apartado sobre Documentación y visados, en caso de pérdida o robo de objetos es necesario presentar denuncia en una Comisaría de Policía.

En las carreteras y calles del Reino Unido los vehículos circulan por el lado izquierdo de la calzada. Ello dificulta la orientación tanto de conductores como de los peatones, habituados a la circulación por la derecha. Se dan con cierta frecuencia atropellos de turistas españoles. Se recomienda, por ello, redoblar la precaución a la hora de cruzar las calles.
Para más información sobre conducción y vehículos en el Reino Unido puede visitarse la siguiente página oficial: https://www.gov.uk/browse/driving

Drogas y alcohol. Tanto el consumo como la tenencia de drogas blandas y duras son ilegales en el Reino Unido, incluso la tenencia para consumo propio. Son frecuentes las detenciones de ciudadanos españoles como consecuencia de la posesión de estupefacientes para el consumo personal. Las tres cuartas partes de los presos españoles en cárceles británicas cumplen condenas por tráfico de drogas. 
En el Reino Unido está prohibido consumir alcohol en la calle. Fuera de las terrazas o jardines de los pubs, no se puede ingerir alcohol. Esta medida guarda una estrecha relación con la obligación de respetar el vecindario de las zonas de bares y pubs, aún en horario de apertura al público.

Detenciones y arrestos. Se ha observado un incremento de arrestos de jóvenes españoles de ambos sexos, especialmente durante los periodos de vacacionales, que generalmente no derivan en cargos constitutivos de delito sujetos a penas de privación de libertad aunque sí en detenciones en comisaría donde permanecen hasta pasar a disposición del juez. Los arrestos son generalmente por hurtos en comercios, posesión y consumo de drogas (incluso las llamadas en España "drogas blandas"), posesión de armas blancas (cuchillos y navajas, alteración de orden público, embriaguez y vandalismo (daños contra la propiedad pública y privada). 

Armas. En Escocia esta prohibido portar navajas o cuchillos, ni siquiera pequeños. Incluso los portadores de navajas multiuso podrán ser arrestados.

Denuncias en el Reino Unido. Para denunciar cualquier tipo de delito o falta cometido en el Reino Unido, se debe acudir a la comisaría policial correspondiente. Puede encontrar los datos de contacto de la Policía en la webhttp://www.police.uk/contact/

Viaje con animales de compañía. Las personas que viajen con animales de compañía pueden obtener mayor información en los siguientes enlaces del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y AENA.  

DOCUMENTACIÓN Y VISADO

 

El Reino Unido no pertenece al Espacio Schengen. Por lo tanto, es necesario ser titular de pasaporte o DNI en vigor. Los menores de edad, si viajan solos, precisan en todo caso el pasaporte. Excepcionalmente pueden viajar con el DNI y una autorización del padre, madre o tutor legal efectuada mediante comparecencia personal en las Comisarías de Policía, Puestos de la Guardia Civil, Juzgados, Notarías y Ayuntamientos. Es recomendable dejar el original del DNI o del pasaporte en la caja fuerte del hotel y desplazarse por la ciudad con una fotocopia. En caso de robo del DNI o pasaporte, persónese en el Consulado para iniciar la tramitación de un nuevo documento de viaje. El proceso puede conllevar tiempo, lo que debe tenerse en cuenta a efectos de prever posibles demoras en el viaje de regreso.

 

DATOS DE INTERÉS

 

Las condiciones de sanidad son muy buenas. Es especialmente aconsejable tramitar la Tarjeta Sanitaria Europea antes de viajar. Puede encontrar más información acerca de dicha tarjeta en los siguientes enlaces:
¿Qué debo hacer antes de viajar al extranjero? 
Ministerio de Empleo y Seguridad Social
Comisión Europea: Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión
También es aconsejable suscribir un seguro de viaje.

 

CONTACTOS

 

Embajada de Reino Unido en Madrid
Torre Espacio
Paseo de la Castellana, 259D
28046 Madrid
Teléfono: 91 714 63 00

Fax: 91 714 63 01 
Página web

CONSULADO GENERAL DE ESPAÑA EN LONDRES
20 Draycott Place
Londres SW3 2RZ 
Teléfonos: 020 7589 8989 / 020 7594 4904 
Teléfonos desde España: + 44 20 7589 8989 / +44 20 7594 4904 
Teléfono de emergencia consular: 00447712764151
Fax: 020 7581 7888   
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Página web

Prefijo País :44

Teléfonos de interés:

  • El teléfono centralizado para emergencias policiales y médicas es el 999.
  • Información telefónica  nacional: 118500
  • Información telefónica  internacional: 118505 

 

DIVISAS

 

La moneda del Reino Unido es la libra esterlina.

 

Quienes somos | Derechos contratación | Política de privacidad | Contactar

 

Copyright © 2014 Grupo Araque. Todos los derechos reservados. (All rights reserved).
C.I.C.M.A 181 Autorizado y supervisado por la Direccion General de Turismo de la Comunidad de Madrid.
Viajes Araque S.A. CIF A-28828887 Registro Mercantil Tomo.9855 Folio.214.
C/ Joaquín Ibarra, 42-44 (28042 Madrid) y C/ San Bernardo, 77 (Madrid)