Guía de la República de Francia

arco triunfo paris 

HISTORIA

 

bandera de francia

Los ligures, iberos y galos son los primeros pueblos habitantes de Francia, de que se tiene noticia. De los galos se llamó Galia el territorio que comprendía la actual Francia, con Bélgica, Suiza y parte de Alemania y Holanda. La Galia fue conquistada en el siglo I a. de C. por los romanos, que difundieron en ella su civilización y su cultura durante cuatro centurias. La invasión de los bárbaros, en los comienzos del siglo V, asoló al país, hasta que, a fines del mismo siglo, el rey franco Clodoveo logró restablecer la unidad de la Galia. Francia fue fundada en el año 420 por el duque Faramond. Se llamaba reino de los francos salensa. Desde 486 se llama reino de soissons, en el 584 se llama Neustria. Desde 840 se llama reino franco de oeste y finalmente desde el 877 Francia. Los repartos del país entre los hijos de los reyes debilitaron la dinastía merovingia, que fue derribada por Pipino el Breve, padre de Carlomagno, fundador de la dinastía de los carolingios. Con Carlomagno, que reinó de 768 a 814, llegó a ser la Galia el centro de un vasto imperio que se extendía hasta el Elba, el Theiss, el Adriático el Garellano y el Ebro.

 

En 987 la dinastía carolingia fue destronada por la de los Capetos, que había de regir los destinos de Francia hasta la Revolución francesa. Los primeros Capetos procuraron restaurar la autoridad real y extender sus dominios, a pesar de la oposición de Inglaterra y Alemania a las cuales batió Felipe II Augusto en los primeros años del siglo XIII. Luis IX (San Luis) dirigió las dos últimas Cruzadas (1248-1270). Felipe IV el Hermoso, que reinó de 1285 a 1314, supo defender la corona contra las pretensiones del papa Bonifacio VIIi y Luis X, en su efímero reinado (1314-1316), llevó a cabo la emancipación de los siervos. En los siglos XIV y XV (1336-1453), Francia se vio envuelta en la guerra de los Cien Años, hasta que la intrepidez y el heroísmo de Juana de Arco levantaron el espíritu francés y libraron de la invasión a su patria (1429-1431) Luis XI (1461-1483) entabló con Carlos el Temerario un duelo que terminó con la muerte del duque de Borgoña en la batalla de Nancy (1477).

 

Carlos VIII (1483-1498). Luis XII (1498-1515) y Francisco I (1547-1559) invadieron el territorio italiano y en él sostuvieron guerras infructuosas para Francia. Francisco I y su hijo Enrique (1547-1559) lucharon denodadamente contra España, en los reinados de los hijos de Enrique II: Francisco II, 1559-1560, Carlos IX, 1560-1574, y Enrique III, 1574-1589, se debilitó la autoridad real, y con Carlos IX comenzaron las guerras de religión. Enrique IV (1589-1610), restauró definitivamente la autoridad real, que con Luis XIII (1610-1643) y su ministro Richelieu adquiere carácter de absolutismo. Este absolutismo acrecentado luego en los reinados de Luis XIV (1643-1715) y Luis XV (1715-1774), las guerras del Rey Sol y los exagerados gastos de este soberano, los vicios y las torpezas diplomáticas de Luis XV, la mala administración de los ineptos e impopulares ministros de Luis XVI (rey de 1774-1792), los escritos de los filósofos y la desigualdad entre nobleza, clero y estado llano, condujeron a la Revolución (1789). Esta, después de establecer beneficiosas leyes, cayó en excesos; ya las violencias del Terror (1793-1794), sucedieron el Directorio (1795-1799), el Consulado (1799-1804) y el Imperio (1804-1815) con Napoleón I, que con sus memorables campañas contra Europa entera extendió vertiginosamente los límites de Francia, hasta que al fin fue definitivamente vencido en Waterloo, y la Restauración que dio el trono a Luis XVIII (1814-1824), redujo las fronteras. Reinando Carlos X (1824-1830), estalló la revolución liberal Que en 1830 puso en el trono a Luis Felipe de Orleáns, el cual fue a su vez derribado en 1848 por otra revolución que instauró la República.

 

Vino luego (1852) el golpe de Estado de Luis Napoléon, que se erigió emperador con el nombre de Napoleón III y cuyo gobierno fue tan beneficioso en el interior como desacertado en el exterior, pues acabó por provocar la desastrosa guerra franco-alemana de 1870-1871. A consecuencia de ella fue destituido el emperador y se instauró la tercera República. Desde 1871 procuró Francia reconstruir sus fuerzas internas y conservar la paz en Europa concertando hábiles alianzas; pero si en su primer propósito triunfó, no fue así en el segundo, pues al estallar en 1914 la Primera Guerra Mundial, esas mismas alianzas la empujaron a intervenir inmediatamente en ella, y llevó con Inglaterra, todo el peso de la misma. Vencieron al fin en la contienda, que duró cuatro años, Francia y sus aliados. Siguió un período de paz, ensombrecida por recelos hasta que, en septiembre de 1939, se truncó el equilibrio entre los Estados de Europa; en tal fecha, a causa de haberse proclamado la incorporación de Dantzig a Alemania y de haber atacado ésta a Polonia, Francia, forzada por su alianza con Inglaterra declaró, conjuntamente con ésta, la guerra a los alemanes y fue derrotada por éstos en 1940, tuvo que pedir la paz por separado, para lo cual dimitió el gobierno presidido por Reynaud y pasó el poder a manos del mariscal Pétaín, quien se encargó de solicitar el armisticio.

 

El presidente Lebrún dimitió también su cargo y las Cámaras votaron la abolición de la Tercera República y la instauración de un Estado totalitario, otorgaron al Gobierno facultades para establecer una nueva Constitución y confirieron el poder al mariscal Pétain como jefe de Estado con plenos poderes. Cuando la nación fue liberada por los ingleses y norteamericanos en 1944, después del desembarco en Normandía el 6 de junio de este año, se creó un gobierno provisional, a cuyo frente se puso el general De Gaulle, que había alentado la resistencia desde Inglaterra y que se conservó en él hasta 1946. En enero de 1947 se instauró la IV República, con Vicente Auriol por Presidente. En este período se inició el derrumbamiento del imperio colonial francés. Francia tuvo que retirase de Indochina, conceder la independencia de Tunicia y Marruecos y hacer frente a la rebelión argelina. De Gaulle volvió a hacerse cargo del poder en 1958. El mismo año (1958) se elaboró una nueva Constitución y se proclamó la V República. Una consecuencia de ella fue la independencia de Guinea. En 1962, después de cruenta guerra, también Argelia obtuvo la independencia. Pese a todas estas incidencias, Francia se cuenta en la actualidad entre las grandes potencias mundiales, lo mismo en el aspecto técnico que en el económico y el político. En 1969, De Gaulle llamó a un referéndum que le fue adverso y renunció inmediatamente a la presidencia. Le substituyó Georges Pompidou. Después de su muerte en 1974, fue elegido el conservador Valéry Giscard d'Estaing.

VIAJAR

 

Antes de realizar un viaje al extranjero, se recomienda registrar sus datos en el Registro de Viajeros informático de este Ministerio, para facilitar la atención en eventuarles situaciones de emergencia o necesidad. SE PUEDE VIAJAR SIN RESTRICCIONES

 

AVISO: tras el atentado terrorista ocurrido en París el miércoles 7 de enero, las autoridades francesas decretaron  la "alerta atentado" (el nível más alto) del Plan "VIGIPIRATE" de seguridad nacional para la región de París (Île-de-France), que implica protección máxima y medidas excepcionales de seguridad en lugares públicos (medios de comunicación, grandes almacenes, lugares de culto, transportes, etc.).  Dichas medidas siguen en vigor. Además, tras el ataque terrorista contra una planta de productos químicos en Saint-Quentin-Fallavier (Isére) el 26 de junio, la vigilancia ha sido reforzada en todos los centros sensibles en Rhône-Alpes.

 

Zonas de riesgo (deben ser evitadas): ninguna.

Zonas de riesgo medio: algunos suburbios periféricos de las grandes ciudades (París, Marsella, Toulouse...).

Zonas sin problemas: si bien las zonas más turísticas del país, especialmente en París, gozan de una protección policial importante, es en ellas, así como en los transportes públicos, donde se produce el máximo índice de robos, por lo que es aconsejable adoptar un mínimo de precauciones: no llevar toda la documentación, dinero y tarjetas en un mismo bolso o maleta, estar alerta al sacar dinero de un cajero automático, ser discreto al utilizar el móvil en un lugar concurrido, no dejar bolsos o mochilas sin vigilancia.

 

En caso de pérdida o robo, ya sea de objetos o documentación, conviene presentar denuncia en una Comisaría de Policía: "main courante", si no ha habido daño físico, y "plainte" en caso de robo con agresión.

 

Se ha reforzado la lucha contra el tráfico ilegal de estupefacientes. La Justicia francesa es especialmente severa con las personas que cometen este tipo de delitos, incluso cuando Francia no es su destino final sino simplemente una escala aeroportuaria.

 

Las infracciones calificadas como “crímenes” están penadas con privación de libertad de 10 años hasta la cadena perpetua, además de elevadas multas. Las infracciones calificadas como “delitos” están penadas con privación de libertad hasta 10 años, además de las correspondientes multas.

 

SANCIONES POR IMPORTACIÓN, EXPORTACIÓN Y TENENCIA DE PRODUCTOS FALSIFICADOS. La importación, exportación, e incluso la mera tenencia de productos falsificados, son hechos constitutivos de delito castigados en Francia con importantes multas e incluso con pena de cárcel. Las autoridades francesas proceden a exhaustivos controles especialmente en los aeropuertos e incluso sobre pasajeros en tránsito y se incautan de todo producto falsificado imponiendo a su tenedor una multa que puede ser considerable.

 

OTRAS RECOMENDACIONES. Existencia de pequeña delincuencia (tirones, robos en automóviles…) que hacen aconsejable un mínimo de precauciones, especialmente en lugares turísticos. Se producen con demasiada frecuencia accidentes mortales de españoles, aficionados e incluso profesionales que practican el alpinismo y otros deportes de montaña, sobre todo en los Alpes, por lo que se recomienda se tomen las mayores medidas de precaución posibles.

 

La velocidad máxima en autopista es de 130 km/h en condiciones climáticas normales y de 110 km/h en caso de lluvia; 90 km/h en carreteras nacionales, y 80 km/h con lluvia; y 50 km/h en ciudades. Está prohibido conducir con un nivel de alcohol superior a 0,25 mg por litro de aire expirado, o 0,5 g en sangre. La administración francesa aplica con todo el rigor la legislación de tráfico, siguiendo el principio de "tolerancia cero". Así, un exceso de velocidad superior a 40 km/h sobre el límite autorizado es sancionado con la retirada inmediata del permiso de conducir y una multa importante. En el caso de que un exceso de velocidad, cualquiera que sea éste, ponga en riesgo la vida de terceras personas, la sanción puede ser de un año de prisión y una multa superior a 15.000 euros. La sanción puede llegar a 10 años de cárcel si existen circunstancias agravantes.

 

Se aconseja a aquellas personas que viajen con animales de compañía que visiten la página web del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente español y la del Ministerio de Agricultura francés y consultar la normativa para introducir en Francia animales de compañía.

 

DOCUMENTACIÓN Y VISADO

 

DNI o pasaporte en vigor.

 

DATOS DE INTERÉS

 

Se recomienda a quienes vayan a viajar a Francia que soliciten la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) en cualquiera de los centros de atención e información de la Seguridad Social en España. La Tarjeta da derecho a su titular a recibir las prestaciones sanitarias que pueda necesitar durante una estancia temporal en Francia, independientemente de que de que el objeto de la estancia sea el turismo, una actividad profesional o los estudios. Puede consultar cómo solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea en la página web del Ministerio de Empleo y Seguridad Social:

Información en Francia: Centre National des Liaisons Européennes et Internationales de Sécurité Sociale 
Información en español 
Información sobre cobertura de españoles en vacaciones en Francia

 

Aquellas personas que tengan previsto viajar a los Departamentos y Colectividades de ultramar deben tener en cuenta que presentan características específicas en función de la zona y el clima. En algunos casos, hay que tomar precauciones para evitar enfermedades como la malaria, el dengue o, en el Caribe, el chikungunya. Encontrará más información sobre vacunas y riesgos para la salud en lapágina del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (Sanidad Exterior).

 

CONTACTOS

 

Embajada de Francia en Madrid

C/ Salustiano Olózaga, 9

28001 Madrid

Tel.: 91 423 89 00

Fax: 91 423 89 01

www.ambafrance-es.org

 

Prefijo País: 33
Teléfonos de interés:
17- Policía Nacional y Gendarmería
18- Bomberos
15- SAMU (Servicio médico de urgencia)
112- Número único de urgencia europeo

Objetos perdidos:
SNCF (ferrocarriles): 3635 o 
París y región: 08 21 00 25 25

Transporte público en París: 3246

 

REPRESENTACIÓN DE ESPAÑA:

Embajada de España en Francia
22, Avenue Marceau.- 75008 Paris
Teléfono: 01 44 43 18 00 (desde España: +33 1 44 43 18 00)
Fax: 01 47 23 59 55 (desde España: +33 1 47 23 59 55)
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Página web: www.exteriores.gob.es/Embajadas/Paris
Embajador: Ramón de Miguel

 

DIVISAS

 

Euro.

 

Quienes somos | Derechos contratación | Política de privacidad | Contactar

 

Copyright © 2014 Grupo Araque. Todos los derechos reservados. (All rights reserved).
C.I.C.M.A 181 Autorizado y supervisado por la Direccion General de Turismo de la Comunidad de Madrid.
Viajes Araque S.A. CIF A-28828887 Registro Mercantil Tomo.9855 Folio.214.
C/ Joaquín Ibarra, 42-44 (28042 Madrid) y C/ San Bernardo, 77 (Madrid)