Guía de la República de Eslovaquia

bratislava eslovaquia 

HISTORIA

 

bandera de eslovaquia

En Eslovaquia se han encontrado numerosos yacimientos arqueológicos de celtas, entre el año 500 y el 100 a.C., una tribu celta del oeste europeo, los Cotini, poblaron el territorio de la actual Eslovaquia. Posteriormente, en este territorio los Quadi, una tribu germánica, formaban estados satélites del Imperio Romano al norte del Danubio (el "Limes Romanum"). Tanto los quadi como los marcomani, sus vecinos germánicos que poblaban Bohemia, fueron expulsados por los hunos liderados por Atila. Los eslovacos, una tribu eslava proveniente de la región oriental del Vístula y emparentada con los checos, comenzaron a asentarse en el territorio entre los siglos VI y VII. Pronto debieron defenderse de los ávaros, nómades que provenían de la baja Panonia, hasta que el comerciante franco Samo unió a las tribus eslavas que lo eligieron rey. En el año 805, Carlomagno, expandiendo su Imperio Cristiano, se alió con los checos de Bohemia y Moravia para derrotar definitivamente a los ávaros. Carlomagno distribuyó ducados entre los checos, que pasaron a tener el control sobre las regiones de Moravia, Bohemia y Eslovaquia. Estableciendo el reino de Moravia, que incluía territorios bohemios y eslovacos. Del año 830 al 846 duró el reinado del primer monarca moravo, Mojmir I, quien adoptó el cristianismo. Su sobrino Rotislav I ( que reino desde el 846 a 870), expandió el reinado hasta incluir toda Bohemia y, unificando por primera vez los territorios eslavos de la región, formó la Gran Moravia. 

 

Rotislav consolidó las relaciones con el Imperio Franco, que respondía a Roma, en tanto que mantenía constante contacto con el Imperio Bizantino. A solicitud de Rotislav, en el año 863 Bizancio envió a los monjes Constantino y Metodio, al frente de un grupo de religiosos. Los monjes tradujeron los evangelios y crearon el primer alfabeto eslavo. Durante el reinado de Svatopluc (870-894) las fronteras de Moravia se ampliaron hasta incluir la parte occidental de la actual Hungría y el sur de lo que hoy se conoce como Polonia. Svatopluc abandonó las relaciones con Bizancio, debiendo los discípulos de Metodio abandonar el reino y refugiarse en los Balcanes. La Gran Moravia vio su fin en el año 906, cuando fue destruida por el reino germano de Arnulfo, aliado con los magiares, una tribu nómade que provenía del Alto Volga y que controlaba buena parte de los territorios de la actual Hungría. La parte occidental del antiguo reino quedó en posesión de los duques checos de Bohemia, en tanto que la parte comprendida entre los Cárpatos y el Danubio, que corresponde a la Eslovaquia de nuestros días, fue ocupada por los magiares, que se mantuvieron durante diez siglos. A inicios del siglo XVI la mayoría de los eslovacos había adherido al calvinismo, pero cuando en 1525 Hungría fue invadida por el Imperio Otomano, Eslovaquia pasó a ser gobernada por la Casa de Austria, que fortaleció la Contrarreforma en toda la región. La dependencia de la casa de Austria, por otra parte, germanizó en buena medida la cultura eslovaca.

 

En 1620, Eslovaquia volvió a formar parte del reino de Hungría. La conquista, por parte del Imperio Otomano, de la Hungría central, aumento la influencia magiar en Eslovaquia. En el siglo XVII el dominio turco en Hungría fue reemplazado por el de la Casa de Habsburgo. A fines del siglo XVIII, el emperador José II alteró el reino de Hungría al germanizar la burocracia y limitar el poder de las autoridades húngaras. Esto abonó el terreno para que los eslovacos recordaran su origen eslavo y sus vínculos culturales con los checos. La fiebre nacionalista que asoló Europa a partir de las Guerras Napoleónicas también llegó a los territorios dominados por la corona austríaca, y el nacionalismo eslovaco entró en conflicto con el húngaro. En 1834, el magiar reemplazó al latín como lenguaje jurídico. En 1848 los eslovacos, aliados con checos y alemanes republicanos, se levantaron en armas contra los magiares, quienes a su turno se habían rebelado contra los austríacos. Dentro de esteacuerdo por el cual proclamaban la liberación de las naciones checa y eslovaca y su unión federativa, con completa autonomía para Eslovaquia. Esta última debería contar con su parlamento, administración y con el eslovaco como lengua oficial de su estado.

 

Una vez finalizada la guerra en 1918 con la victoria aliada, los esfuerzos nacionalistas dirigidos por el doctor eslovaco Thomas G. Masaryk -hijo de un cochero eslovaco y de madre germano-morava-, del científico Milan Stefanik, un eslovaco residente en el extranjero, y del checo Eduard Benes, conjugados con las fuerzas opositoras en tierras checa y eslovaca, condujeron a la creación de la República de Checo-Eslovaquia, el 28 de octubre de ese año. En noviembre, Masaryk, quien había prometido respetar los derechos de las minorías germana y húngara, fue elegido presidente de la nueva república, posición que habría de mantener hasta 1935 Durante todo su gobierno, y también durante el de su sucesor, Benes, los eslovacos se sintieron relegados dentro de un estado, centralizado por los checos, que no les daban participación equitativa. La toma de los Sudetes por parte de Alemania en 1938 provocó la renuncia de Benes -quien se exilió en Londres- y la ocupación de Checoeslovaquia por las fuerzas nazis en 1939 pusieron un paréntesis en la historia de la república Checoeslovaquia fue desmembrada. Bohemia se convirtió en una provincia alemana y la Rusia Carpaciana fue tomada por los húngaros. En 1939, al efectuarse la desintegración de Checoslovaquia, se erigió la Eslovaquia en Estado independiente. Al terminar la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), en que volvió a constituirse la República Checoslovaca, se integró de nuevo en ella. Así la historia de Eslovaquia, en los últimos tiempos ha estado ligada a la de la República Checa, aunque finalmente no ha podido eludir la separación de ésta a causa de los movimientos nacionalistas y separatistas que surgieron a partir de la caída del muro de Berlín y de los vientos de libertad que la URSS dio a su política tanto interna como externa.

 

Después de la victoria aliada en 1945, y contando con la presencia de fuerzas soviéticas en su territorio, Checoeslovaquia volvió a consolidarse con el retorno del exilio del gobierno de Eduard Benes, quien continuó como presidente. La unidad de la república fue garantizada por su pertenencia al bloque soviético hasta que, con la caída del régimen soviético y de su sistema de alianzas, en 1991 los pueblos checo y eslovaco decidieron escindirse. Michal Kovak fue electo presidente de la nueva república de Eslovaquia el 15 de febrero de 1993. Vladimir Meciar, líder del MED y artífice del proceso de escisión, fue elegido primer ministro. Jozef Moravcik fue nombrado primer ministro en marzo de 1993. El nuevo gobierno de coalición fue erigido con dos objetivos principales: mantener fuera del poder a Meciar y aceptar los principios generales de la democracia europea. Sin embargo, las diferencias internas de la coalición debilitaron este proyecto y, en las elecciones de octubre de 1994, tras obtener el 35% de los votos, Meciar reasumió como primer ministro y canceló la política de privatización iniciada por su antecesor. A fines de 1997, cinco partidos opositores fundaron la Coalición Democrática Eslovaca (SDK) y firmaron un acuerdo con Coexistencia. El presidente Kovak, que ya tenía relaciones tensas con Meciar, se sumó a las críticas contra el primer ministro, instándolo en enero de 1998 a mejorar las relaciones con Estados Unidos y la Unión Europea. Tras su derrota en las elecciones parlamentarias, Meciar renunció y los dos principales partidos opositores, la Oposición Democrática Eslovaca y la Izquierda Democrática, formaron un nuevo gobierno en octubre, con Mikulás Dzurinda como primer ministro.

 

Los gobiernos checo y eslovaco alcanzaron un acuerdo en noviembre que ponía fin a las diferencias financieras producto de la separación. Praga prometió entregar cuatro toneladas y media de oro a Bratislava y reconoció tener 1.500 millones de dólares de deuda con Eslovaquia. El parlamento aprobó en febrero de 2001 importantes reformas a la constitución, conducentes a lograr su integración a la UE y la OTAN. La nueva constitución descentraliza el poder, otorga más poderes a la oficina que controla y audita al estado y fortalece la independencia del poder judicial. En abril de 2002, la Unión Europea suspendió su ayuda financiera a Eslovaquia, expresando dudas sobre el uso que se la estaba dando a la misma. El anuncio fue hecho luego de la renuncia, por acusaciones de corrupción, de Roland Toth, funcionario eslovaco a cargo de los fondos. La suspensión significó un duro golpe para las intenciones eslovacas de integrarse a la UE. En las elecciones presidenciales de abril de 2004, Ivan Gasparovic resultó electo en la segunda vuelta con el 59.9% de los votos, frente a su rival Vladimír Meciar, quien obtuvo el 40.1%. Gasparovic asumirá el gobierno En marzo de 2004, el país ingresó como miembro pleno a la OTAN. Finalmente, el 1º de mayo de 2004, Eslovaquia se unió, junto a otros nueve países, como miembro pleno a la UE, extendiéndose a 25 la cantidad total de miembros de la organización.

 

VIAJAR

 

Antes de realizar un viaje al extranjero, se recomienda registrar sus datos en el Registro de Viajeros informático de este Ministerio, para facilitar la atención en eventuales situaciones de emergencia o necesidad.

 

No hay restricciones específicas relativas a viajes a la República Eslovaca. Se sugiere leer con atención el resto de las recomendaciones de viaje que se indican a continuación. La República Eslovaca es, en general, un país seguro. Conviene guardar las precauciones normales contra robos y hurtos en estaciones de trenes, transportes públicos y zonas de afluencia turística o marginales. Se recomienda a los turistas que decidan desplazarse en su propio automóvil que lo provean de un adecuado sistema de seguridad y lo aparquen siempre en estacionamientos vigilados, dada la sustracción de vehículos extranjeros, siendo objetivos prioritarios las marcas alemanas y coches todo terreno.

 

El Código Penal de la República Eslovaca regula en sus Art. 186 y 187 las penas por posesión  y tráfico de sustancias estupefacientes. Este tipo de delitos están castigados con penas de privación de libertad que van desde los tres años -en el caso de mera posesión para uso personal- hasta los diez. En aquellos casos en que se trate de miembros de grupos organizados o delitos en perjuicio de menores, las penas se amplían desde ocho a quince años y desde diez a quince si se trata de tráfico internacional.

Se recuerda que con fecha 1 de enero de 2010 entró en vigor un nuevo sistema de peaje en las autopistas de la república Eslovaca. Los vehículos de menos de 3,5 toneladas y diseñados para llevar 8 o menos pasajeros (incluyendo conductor) necesitan un permiso adhesivo que debe figurar en todo momento en el parabrisas del vehículo para circular en las autopistas de Eslovaquia. Dicho permiso se puede comprar en los puestos fronterizos y en la mayoría de las gasolineras. Hay permisos disponibles para periodos semanales, mensuales y anuales. Para los vehículos de más de 3,5 toneladas o el conjunto de vehículo con remolque que supere las 3,5 toneladas o cualquier vehículo diseñado para 9 ó más pasajeros (incluyendo conductor), se necesita disponer de un sistema de peaje electrónico para circular por las autopistas y las carreteras de primera categoría eslovacas. Los dispositivos electrónicos se pueden adquirir en los puestos fronterizos. Se ruega a los viajeros de este tipo de vehículos que estudien detenidamente la normativa existente, disponible en inglés en la página web: www.slovensko.com/about/driving-car

Se informa que las multas por incumplir dicha normativa suelen ser elevadas.

Está sancionada la conducción de un vehículo de motor con un índice de alcoholemia superior al 0%. Los billetes para el uso de medios de transporte público pueden adquirirse en máquinas expendedoras automáticas o en estancos. No pueden adquirirse en el interior del vehículo de transporte. Los billetes han de ser validados al acceder al medio utilizado y son válidos durante el periodo de tiempo indicado en el mismo.

En las comisarías de policía no suelen hablar español, pero las autoridades eslovacas intentan que en cada una de ellas al menos una persona hable inglés. En caso de que el ciudadano extranjero sea autor o víctima de un delito penal, el funcionario de policía encargado de la instrucción del caso puede, en ocasiones, acudir a los servicios de un intérprete jurado. Para aquellas personas que viajen con animales de compañía, sería conveniente que visitasen la pag.web

 

DOCUMENTACIÓN Y VISADO

 

Los españoles, como el resto de ciudadanos de la Unión Europea, pueden entrar en la República Eslovaca provistos bien de pasaporte o bien de documento nacional de identidad en vigor. Los nacionales de Estados miembros de la U.E., sus cónyuges e hijos menores de edad pueden obtener un permiso de residencia por el registro en las comisarías de policía presentando la documentación que justifique los motivos de su residencia en el país, la disposición de alojamiento y la suficiencia de medios económicos. Los españoles residentes en Eslovaquia deben inscribirse en el Registro de Matrícula Consular de la Embajada de España en Bratislava. Se aconseja a los españoles que se encuentren temporalmente en Eslovaquia que se inscriban en la Embajada como "no residentes".

 

DATOS DE INTERÉS

 

El sistema sanitario en Eslovaquia es aceptable y la atención médica es correcta. El país no presenta problemas en cuanto a enfermedades o epidemias. Las enfermedades más comunes son las relacionadas con el aparato respiratorio (asma, bronquitis, alergias), debido a los altos niveles de contaminación en los núcleos urbanos más importantes (Bratislava y Kosice), que cuentan con un gran cinturón industrial. Pueden ser recomendables otras vacunas, cuya prescripción deberá realizarse de forma personalizada en cualquiera de los Centros de Vacunación Internacional autorizados.

 

El agua presenta una elevada concentración de cal y salinidad, lo que puede causar problemas de riñón y dermatológicos. Se recomienda la obtención de la Tarjeta Sanitaria Europea, que acredita el derecho a recibir las prestaciones sanitarias que resulten necesarias durante su estancia temporal de acuerdo con la legislación del país.

 

CONTACTOS

 

Embajada

C/ Pinar, 20

28006 Madrid

Tel. 91 590 38 61 y 91 590 38 64

(Sección Consular: 91 590 38 67)

Fax: 91 590 38 68

Teléfono unificado de emergencia: 112 
Policía: 158 
Servicio de bomberos: 150 
Servicio médico de emergencia: 155, 16155 
Sistema de rescate en las carreteras: 16116

Páginas web que ofrecen información de interés sobre Eslovaquia y Bratislava:
http://visit.bratislava.sk/ES/
http://slovensko.com/ 

 

DIVISAS

 

La República Eslovaca ingresó en la zona euro en enero de 2009.
Es de aplicación la normativa de la Unión Europea sobre la libre circulación de capitales. Pueden cambiarse divisas en bancos y oficinas de cambio. También pueden obtenerse en los cajeros automáticos.

 

Quienes somos | Derechos contratación | Política de privacidad | Contactar

 

Copyright © 2014 Grupo Araque. Todos los derechos reservados. (All rights reserved).
C.I.C.M.A 181 Autorizado y supervisado por la Direccion General de Turismo de la Comunidad de Madrid.
Viajes Araque S.A. CIF A-28828887 Registro Mercantil Tomo.9855 Folio.214.
C/ Joaquín Ibarra, 42-44 (28042 Madrid) y C/ San Bernardo, 77 (Madrid)