Guía de la República de Corea

seul 

HISTORIA

 

bandera de corea del sur

La historia de la presencia humana en Corea se remonta al período Paleolítico, hace unos 500.000 años. La aparición del Whal (arco) y la utilización del caballo cambiaron el estilo de vida de estas tribus: se realizan viajes a grandes distancias, hay frecuentes contactos con otras tribus, se establecen alianzas, y se fuerza la aparición de confederaciones. Los guerreros se entrenaron entonces en las artes marciales con más método y planificación. En la selección de los oficiales y altos cargos tenía una importancia decisiva su dominio de las artes de guerra. Durante el primer siglo a. C. aparecieron tres reinos, Koguryo (37 a. C. - 668 d. C), Paekche ( 18 a. C. - 660 d. C.) y Shilla ( 57 a. C. - 935 d. C.) en la península coreana y parte de lo que hoy se conoce como Manchuria. Entre las diferentes alianzas tribales, la primera que evolucionó de manera significativa hasta transformarse en reino fue la de Koguryo, situado en la región del curso medio del río Amnok-kang (Yalu). Sus aguerridas tropas derrotaron a las tribus vecinas. Expulsaron a los colonos chinos de Nangnang en el año 313 d.C. y su expansión continuó hasta el interior de Manchuria. Un grupo de refugiados de Koguryo fundó un nuevo reino llamado Paekche, en las cercanías de la actual Seúl al sur del río Han-gang. El pueblo de Paekche era mucho más pacífico que los feroces guerreros de Koguryo, por lo que continuaron desplazándose hacia el sur para evitar las amenazas de sus rivales del norte. En el siglo IV, ya dominaban por completo toda la región sudoeste de la península. Paekche era un Estado firmemente establecido, próspero y civilizado que, a través del mar, mantenía una intensa actividad comercial con China.

 

Al principio, Shilla que se encontraba geográficamente apartado de la influencia china, era el reino más débil y menos desarrollado de los tres. Fue el último en adoptar credos o ideas extranjeras. Su sociedad estaba marcadamente dividida en clases y desarrolló un poderío extraordinario explotando los recursos de su singular cuerpo de Hwarang y de las enseñanzas budistas. A mediados del siglo VI Shilla había conseguido tener bajo su control todos los reinos vecinos de Kaya, un grupo de ciudades-estado fortificadas que, desde mediados del siglo I hasta mediados del siglo VI, se desarrollaron en la región sudeste. Shilla estableció una alianza militar con el imperio Tang de China para someter a Koguryo y Paekche. Pero China era un aliado peligroso. Shilla tuvo que armarse contra China cuando los chinos revelaron su ambición de anexionar los territorios de Koguryo y Paekche a su propio reino. La victoria de Shilla sobre China en el año 676 marcó un hito determinante en la historia coreana. Shilla consiguió expulsar a los chinos de la península y unificó el territorio por primera vez. Seguidamente, los refugiados de Koguryo repelieron a las fuerzas de Täng en Manchuria y al norte de la península, y establecieron el primer reino Parhae en el año 698. Este periodo se conoce con la denominación de Reinos del Norte y del Sur. Shilla alcanzó el apogeo de su prosperidad y poderío a mediados del siglo VIII, aunque después entró en paulatina decadencia. Los enfrentamientos entre nobles se intensificaron, mientras que los líderes rebeldes reclamaban el derecho a la sucesión de los reinos de derrocados, Koguryo y Paekche.

 

Tae Cho-yong, un veterano general Koguryo, fundó Parhae al sur de Manchuria Central en una región perteneciente al antiguo reino. Parhae no solo contaba con los refugiados de Koguryo sino también con una importante población de mongoles. Parhae estableció un sistema de gobierno de cinco capitales regionales basado en la estructura administrativa Koguryo. Logró erigir una avanzada cultura, cuya base era la cultura de Koguryo, hasta el punto de que China lo llamara “el floreciente país del este”. Durante el apogeo de su poderío, ocupó un vasto territorio que se extendía hasta el norte del río Amur y al oeste hasta Kaiyuan en Manchuria. No tardó en chocar con Shilla y los Tang, aunque posteriormente inició una relación pacífica con China. También estableció vínculos diplomáticos con Turquía y Japón. En el año 918 los generales que eran descendientes de Koguryo y Paikche derribaron el reino de Shilla y nombraron al general Wang Kun como primer rey del reino de Koryo, del cual deriva el nombre de Corea. La capital era Song-ak, la actual Kaesong. Se anunciaron planes para recuperar el territorio perdido de Koguryo en manchuria, pero a lo largo de los cinco siglos de su existencia, Koryo no llegaría a consumar todos sus sueños y ambiciones. Es de reseñar que en el siglo X, la corte de Koryo adoptó el sistema chino de exámenes, que reclutaba a los funcionarios por sus méritos académicos. Pero, mientras el funcionariado chino estaba abierto a todas las clases sociales, Corea reservó el empleo público a las familias de los altos dignatarios.

 

En el año 1394 el general Lee Sung-kei, un maestro tirador de élite en tiro con arco que había sido comandante en la frontera norte, invadió el reino de Koryo y estableció su propio reinado llamado Lee Chosun. El confucianismo se convirtió en una doctrina poderosa para reorganizar el estado y la sociedad, y para infundir una disciplina nueva a la vida intelectual del siglo XIV con el nacimiento de la dinastía Choson. El general Lee, dándose cuenta del peligro de la fuerza militar del futuro, adoptó los conceptos Confucian de superioridad de los oficiales civiles sobre los militares, lealtad absoluta al rey de la nación, y reverencia al padre de familia. Los primeros gobernantes reemplazaron el budismo por el confucianismo con objeto de contrarrestar la dominante influencia budista y apropiarse de las grandes riquezas acumuladas en los monasterios budistas durante el periodo de Koryo. En manos de la élite de la nueva dinastía, las teorías neoconfucianas sobre el estado y la sociedad proporcionaron la base ideológica para llevar a cabo extensas reformas. La ética y los valores confucianos llegaron a dominar la estructura y la conducta social durante siglos posteriores. Durante el reinado del rey Sejong (1418-50), el cuarto monarca de Choson, Corea disfrutó de un florecimiento artístico y cultural sin precedentes. Bajo su mecenazgo, los eruditos de la academia real inventaron el alfabeto coreano o Han-gul. En 1592, después de doscientos años de paz, los japoneses invadieron Corea con la ayuda de armas superiores (mosquetes entregados por los portugueses), asolaron la península en sólo un mes y forzaron al rey coreano a escapar a la frontera entre Corea y Manchuria. Sin embargo, en el mar fueron derrotados por Yi- Sun -shin, inventor del gobugseon-kobukson (nave vestida de hierro), la nave tortuga inmortalizada en cada paquete de cigarros de este marca. La invasión constituyó un verdadero desastre para Corea. Artesanos e intelectuales eran capturados como rehenes mientras los incendios derrumbaban templos y pagodas. Durante los siete años de guerra la defensa del país dependió fundamentalmente de soldados voluntarios, monjes soldado y de pequeños grupos de la armada real.

 

La guerra de los siete años terminó con la muerte de Toyotomi Hideyoshi en 1598. El nuevo líder, Togukawa Iyesu, mandó un enviado a Corea con esperanza de establecer relaciones diplomáticas normales entre los dos países. El rey coreano no se fiaba de este nuevo señor y dio un empujón al entrenamiento de las artes marciales. A finales de la segunda mitad de la época Choson, la administración del gobierno y las clases altas ejercieron una arbitrariedad tan violenta como persistente. Por este motivo, el rey Yongjo (1724-1776), adoptó una política de imparcialidad para combatir este problema y consiguió reforzar la autoridad real, asegurando estabilidad política. Su sucesor, el rey Chongjo (1776-1800) mantuvo la misma política de imparcialidad, creó una Biblioteca Real para almacenar los escritos y archivos reales e inició varias reformas políticas y culturales. Durante el siglo XIX, Corea siguió siendo un “reino ermitaño” (Eremita), firmemente opuesto a las demandas occidentales para establecer relaciones diplomáticas y comerciales. Corea mantuvo su alianza con China, que luchaba por la supervivencia contra la intromisión occidental. De ahí que China no pudiera prestar auxilio a Corea. Japón, que acababa de erigirse como una nueva potencia industrial, llegó a ocupar el vacío de poder anexionando Corea. En 1910 se extinguió la Dinastía Choson. El gobernador general japonés en Seúl estaba principalmente interesado en la explotación económica del país. De ahí que promoviese la emigración de agricultores y pescadores japoneses a Corea mediante la entrega gratuita de tierras o su venta a precio simbólico.

 

El gobierno colonial japonés exportó grandes cantidades de arroz de la producción coreana mientras que los coreanos sufrían un serio déficit alimentario. Al tiempo que los japoneses prosperaban a costa de los recursos coreanos, el nivel de vida de Corea sufría un deterioro drástico. Como resultado, cientos de miles de campesinos coreanos abandonaron sus granjas y emigraron a Manchuria o Japón, sólo para encontrarse allí con una vida más fácil. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial en 1945, Corea fue dividida involuntariamente en dos zonas de influencia por las superpotencias mundiales: el norte, con influencia comunista, y el sur, con influencia capitalista, es decir, estadounidense y de los aliados. En junio de 1950 comenzó la Guerra de Corea. Las Naciones Unidas apoyaron al sur y la Unión Soviética y China apoyaron al norte. La guerra finalizó en un alto el fuego y el armisticio de Panmunjeom fue firmado en 1953, separando la península por el paralelo 38. El autoritario presidente Syngman Rhee, reelegido en 1952, 1956 y 1960, dimitió tras las revueltas estudiantiles de 1960 y fue sucedido en el cargo por Yun Poson, partidario de un régimen parlamentario. Pero un golpe de Estado en 1961 dio el poder al general Park Jeong Hee, cuyo régimen militar se prolongó hasta 1979, cuando fue asesinado. El siguiente gabinete, encabezado por el General Chun Doo-hwan, instauró la ley marcial en 1980 e inició una represión que causó miles de víctimas. En la década de los 80, las huelgas multitudinarias y los arrestos fueron continuos en un País marcado por los fraudes electorales y las demandas de mayor libertad pública.

 

Los conflictos armados y diplomáticos con Corea del Norte han sido constantes. Sin embargo, en 1991 las dos Coreas firmaron un "Acuerdo de Reconciliación, no agresión, intercambio y cooperación". La crisis de los mercados asiáticos a finales de los años 90 afectó gravemente la economía surcoreana, pero esta se recuperó tras solo un año. El presidente Kim Young Sam, electo en 1992, solicitó considerables créditos al FMI en 1997 para revitalizar la economía; la decisión le costó perder las elecciones en favor de Kim Dae Jung, histórico líder de la oposición democrática. Éste se reunió con el líder norcoreano Kim Jong Il en 2000 para tratar seriamente el tema de la reunificación y, en septiembre, ambas Coreas desfilaron juntas en los Juegos Olímpicos de Sidney. En el verano boreal de 2002 Corea del Sur coorganizó con Japón el Mundial de Fútbol.

VIAJAR

 

Antes de realizar un viaje al extranjero, se recomienda registrar sus datos en el Registro de Viajeros informático de este Ministerio, para facilitar la atención en eventuales situaciones de emergencia o necesidad.

 

SE RECOMIENDA VIAJAR CON PRECAUCION Y ABSTENERSE DE HACERLO POR DETERMINADAS ZONAS. Se sugiere leer con atención el resto de estas recomendaciones de viaje. Durante la primavera de 2013 se produjeron una serie de acontecimientos que provocaron un incremento notable de la tensión en la península de Corea si bien actualmente no se detecta riesgo especial para aquellos que viajen o visiten Corea del Sur.

No obstante, y ante la posibilidad de que resurjan nuevas tensiones, se recuerda a todos los ciudadanos españoles la conveniencia de registrarse en la Embajada (Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. ) para facilitar sus datos de contacto así como mantenerse informado y consultar las recomendaciones de viaje de la web del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

 

La situación general de seguridad ciudadana en el país se mantiene en parámetros altos con índices de criminalidad similares a los de otras ciudades asiáticas por lo que no se requieren medidas especiales de precaución más allá de las habituales. Las relaciones con Corea del Norte siguen siendo tirantes. Los incidentes militares son habituales y propician un cierto nivel de tensión, especialmente en la zona fronteriza adonde no es aconsejable viajar a título individual. Si se desea viajar a esa zona, lo más conveniente es hacerlo en un viaje organizado por alguna agencia local.  En todo caso y con carácter general, se recuerda a todos los ciudadanos españoles la conveniencia de contactar con la Embajada a fin de facilitar sus datos, mantenerse informado y consultar las recomendaciones de viaje de la web del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

 

Por otra parte, existe riesgo de tifones en la temporada del monzón, que comienza en julio y termina a finales de septiembre. El sur del país es la zona más expuesta, mientras que en el norte y en la capital, Seúl, sólo suelen darse fuertes precipitaciones y vientos. Se recomienda consultar información actualizada en el sitio de la Agencia Meteorológica de Corea (en inglés) http://web.kma.go.kr/eng/index.jsp.

 

Zona de riesgo (deben ser evitadas): zona fronteriza con Corea del norte

Zona de riesgo medio: ninguna

Zona sin problemas: el país tiene un índice de criminalidad bajo. Sin embargo, se recomienda tener cuidado con el pasaporte y tomar las debidas precauciones para evitar hurtos y robos, especialmente comunes en las grandes áreas metropolitanas como Seúl y Busan. Para el caso de mujeres que viajen solas, se recomienda extremar las precauciones por la noche.

 

DOCUMENTACIÓN Y VISADO

 

Pasaporte / DNI: pasaporte con validez mínima de 3 meses

Visado: no es necesario para estancia de hasta 90 días sin realizar actividades remuneradas y sí es necesario para estancias superiores o para llevar a cabo actividades remuneradas.

Reconocimiento facial y dactilar: el 1 de enero de 2013 entró en vigor una nueva normativa coreana por la que todos los visitantes deben someterse a un proceso de reconocimiento facial y de huellas dactilares electrónico a su llegada al país.

 

DATOS DE INTERÉS

 

No hay ninguna vacuna obligatoria. Se recomiendan las siguientes: Hepatitis B, para estancias de larga duración. En verano para niños pequeños y ancianos, encefalitis. Para más información, consulte la siguiente página web: http://www.msc.es/profesionales/saludPublica/sanidadExterior/salud/home.htm

 

CONTACTOS

 

Embajada de Corea en Madrid

C/ González Amigo, 15

28033 Madrid

Tel.: 91 353 20 00

Fax: 91 353 20 01

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

EMBAJADA DE ESPAÑA EN SEÚL (2)
Cancillería:
726-52 Hannam-dong 
Yongsan-gu
140-210 Seúl
Teléfono:  794 35 81
794 35 82
793 57 03 
Fax:   796 82 07

Teléfono de emergencia consular (24h, solo para casos de emergencia):
  011 793 5706 
+82 11 793 5706 (para llamadas desde España y el extranjero)
Email:   Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.  
Página Web  

 

DIVISAS

 

Moneda local: won surcoreano (KRW). 1 Euro = 1,385 KRW aproximadamente. No hay libertad de movimiento de capitales. Al entrar en Corea en posesión de moneda extranjera en cantidades superiores a 10.000 USD o equivalente en otra divisa, será necesario hacer una declaración formal en aduana a través de la denominada Declaration of Foreign Exchange. Pueden cambiarse un máximo de 20.000 USD (o cantidad equivalente en otra divisa) a wones surcoreanos con la simple presentación del pasaporte. Las tarjetas de crédito no siempre son aceptadas fuera de las principales ciudades. Casi todos los cajeros automáticos admiten tarjetas extranjeras.

Quienes somos | Derechos contratación | Política de privacidad | Contactar

 

Copyright © 2014 Grupo Araque. Todos los derechos reservados. (All rights reserved).
C.I.C.M.A 181 Autorizado y supervisado por la Direccion General de Turismo de la Comunidad de Madrid.
Viajes Araque S.A. CIF A-28828887 Registro Mercantil Tomo.9855 Folio.214.
C/ Joaquín Ibarra, 42-44 (28042 Madrid) y C/ San Bernardo, 77 (Madrid)