Guía de la República Islámica de Afganistán

afganistan 

HISTORIA

 

bandera de afganistan

La situación geográfica de Afganistán, ha sido el lugar de encuentro de diversos imperios y civilizaciones que han penetrado en su suelo y que de ahí cruzan las importantes rutas históricas y comerciales como la ruta de la seda. Gracias la mezcla de culturas tan importantes como la persa, la helénica, la budista y la islámica, estas han definido la estructura del país, que comprende diversas tribus. Los primeros pobladores del actual Afganistán datan del paleolítico medio. A partir del VII milenio a.C. comenzaron las primeras actividades agrícolas y con ello, los primeros establecimientos permanentes. Las primeras ciudades aparecerían con la cultura Sortugai en el IV milenio de la misma era. A partir del II milenio diversas tribus iranias y arias se establecieron en suelo afgano y posteriormente, Ciro el Grande la incorporó al Imperio Persa, organizándola en cinco satrapías, contribuyendo a un esplendor sin precedentes y acogiendo la religión de Zoroastro, así como la contribución de sus habitantes a las campañas militares contra los griegos.

 

Con la llegada de Alejandro Magno, éste permitió a los nativos bactrianos mantener sus estructuras socio-políticas y al tiempo se empezaría a gestar un nuevo entorno cultural entre lo persa y lo helénico. A la muerte de Alejandro, los bactrianos se incorporaron al Imperio Seléucida y fue pronto, el inicio de guerras entre éste y el soberano indio Chandragupta. Hacia el año 250 aC, nace el reino de Bactria que lograron expandirse hacia la India y años más tarde llegó una nueva invasión de los arios Kushana, entre los cuales reinaron Kujala y Kaniska. A partir de entonces, el país se vio influenciado por la  influencia religiosa del Budismo, donde florecieron monumentos como el de Bāmiyān y Hadda. Apartir del 651, los árabes lograron vencer y someter a los persas y llegaron a Bactria, donde encontraron una fuerte resistencia, al tiempo que siguieron los enfrentamientos con los turcos y las ambiciones de los chinos, lo cual dificultaron la islamización del territorio. Pese a ello, lograron superar sus problemas y con Nasr II Ibn Ahmad (913-942), lograron tener cierto nivel de independencia. Otros líderes como Alp Tigin y Mahmud (999-1030), lograron ampliar las conquistas bajo la dirección de los Gaznawi. Pero la paz no duro mucho y los turcos selyúcidas se enfrentaron a Bahman (1118-1157) en diversas ocasiones, donde posteriormente surgiría la dinastía Gurí, que derrocaron a sus predecesores y avanzaron el reino hasta la India y gobernarían desde allí hasta en el siglo XVI.

 

En 1221, llega la invasión mongola de Gengis Khan donde éste arraso con todo lo que se encontraba a su paso. Muerto este último en 1405, el sha Ruj Mirza (1405-1447) llevó un renacimiento nacional desde Harat mientras que Husayn I Bayqara proporcionó esplendor en las artes y las ciencias e incluso intento recuperar el imperio de Gengis Khan con nuevas conquistas hacia la India que culminaron en 1526. En tanto que los safawíes conquistaban Harat y el Sistan. La decadencia del dominio comenzó con la muerte de Aurangzeb (1707), lo cual permitió a las tribus afganas a desligarse de los sucesores de éste y de los gobernantes iraníes. Uno de sus jefes, Mir Uways, se proclamó emir en Kandahar y su hijo, Mahmud se apoderaría de Kirman e Isfahan, reinarían breve tiempo en Irán, al tiempo que debían soportar el movimiento de Nadir Sha, en la cual se proclamó rey (hasta 1739) al apoderarse de Kabul. Su sucesor, Ahmed Sah Abdali fundaría el Imperio Durrani y proclamó la independencia de Afganistán en 1747. La dinastía Mohammadzai (1838-1973), abandono los territorios de Cachemira, Mutan y Peshâwar para fortalecer militarmente el país y acogerse a las tropas del zar ruso, lo cual provoco la intervención de la Compañía Británica de las Indias Orientales sometiendo a su rey, poniendo a Šuyô Shan, lo que dio motivo a la rebelión popular de 1847, saldando con la muerte de los soldados ingleses. 

 

A la muerte de Abdur Rahman en 1901 su hijo Habibullah accede al trono el 20 de febrero de 1919, es asesinado y Amanollah asumió entonces el poder de su padre, luego de imponerse a su tío Nasrullah, a quién denunció como usurpador y cómplice en el asesinato de su padre. Amanollah era un ardiente reformador, al estilo de sus contemporáneos Mohammed Reza en Irán y Kemal Ataturk en Turquía. Exigió una revisión de los acuerdos firmados con Reino Unido en donde la potencia europea se hacía cargo de las relaciones exteriores de Afganistán a cambio de "protección" contra Rusia y la entrega de un subsidio en dinero y material para el ejército. El rechazo británico a aceptar un cambio en status quo llevó -en mayo de 1919- a Amanollah a proclamar unilateralmente la independencia de su país y a atacar la frontera india, dando inicio a la tercera guerra anglo-afgana. Reino Unido estaba agotado militarmente luego de la Primera Guerra Mundial y no se encontraba en condiciones de emprender una guerra en la frontera Indo-afgana, por lo que se limitó a rechazar la ofensiva junto a la frontera. Luego de intensas negociaciones se restauró la paz y Amanollah logró que Reino Unido reconociera la independencia de Afganistán. El reconocimiento formal de Afganistán como nación independiente por parte de Reino Unido, se concretó en el nuevo Tratado de Rawalpindi, firmado el 8 de agosto de 1919 y enmendado en noviembre de 1921.

 

Afganistán fue el primer país en el mundo en reconocer al gobierno soviético. Con ello, Afganistán no solamente consiguió el reconocimiento de su independencia por parte de URSS, sino también el ofrecimiento de ayuda “moral y material en su heroica lucha contra el imperialismo británico”. Esto se traducirá en la evolución de una “relación especial” entre los dos gobiernos en los próximos 50 años. Entre 1919 y 1929, la relación con la URSS fue amistosa y fructífera, especialmente para Afganistán. De hecho, numerosos técnicos e instructores soviéticos llegaron al país para colocar el teléfono y el telégrafo; preparar a los jóvenes técnicos afganos y entrenar a los primeros pilotos de la naciente fuerza aérea afgana. Como consecuencia, el mercado afganí se vio inundado de productos soviéticos, en reemplazo de los británicos. Amanollah cruzó la frontera india el 23 de mayo de 1929 y vivió su destierro en Italia y Suiza. Falleció en Zurich (Suiza) el 26 de abril de 1960 y posteriormente sus restos fueron sepultados en la ciudad de Jalalabad, al lado de la tumba de Amir Habibollah.

 

En la década del cuarenta, comenzó a surgir el problema de los pashtunes que vivían en el lado británico de la línea Durand, zona que a partir de 1947 sería territorio del actual Pakistán. En mayo de 1946, el Primer Ministro Hashem dimite luego de 17 años en el cargo, siendo reemplazado por Mohammed Ghazi que más liberal, firmó con los soviéticos un acuerdo sobre límites fronterizos e hizo admitir a Afganistán en la Organización de Naciones Unidas (ONU). Hacia fines del mismo año, el cargo de Primer Ministro es ejercido por Sirdar Sha Jan (hermano de Hashem), quien permitió la realización de elecciones y el desarrollo de una tímida libertad de prensa en el país. El teniente general Mohammed Daud Khan, toma las riendas de la nación  en 1953. Durante los 10 años en que ejerció su cargo, Daud Khan sostuvo una postura mucho más dura respecto del problema del Pashtunistán y para sorpresa de la mayoría, se acercó hacia URSS en búsqueda de ayuda militar y económica. Este acercamiento fue motivado por el cansancio de Daud con la actitud estadounidense. De esta forma, los soviéticos se convirtieron en los principales socios comerciales y militares de Afganistán. En diciembre de 1955, Bulganin y Kruschev visitaron Kabul de regreso a su viaje a India y aseguraron su ayuda a Afganistán.

 

El problema del Pashtunistán y su acentuado acercamiento con URSS, precipitó la caída del Primer Ministro Daud Khan. En agosto de 1961 y como respuesta a la agitación afgana que se estaba produciendo entre su población de origen pasthún, Pakistán cerró la frontera con Afganistán. La prolongación del cierre fronterizo ocasionó una fuerte dependencia afgana de URSS, en relación al comercio y al transporte. Para revertir la situación, Daud Khan dimitió en marzo de 1963, lo que tuvo como consecuencia que Pakistán reabrió la frontera gradualmente entre abril y mayo del mismo año. A pesar de esto, el problema pasthún se mantuvo latente. Por su parte, el Rey Zahir Sha nombró como Primer Ministro a Muhammad Yusuf, quien constituyó un gabinete con tecnócratas e intelectuales. Este gobierno sugirió al Rey la elaboración de una nueva Constitución, tendiente a llevar al país hacia una monarquía constitucional. El Rey Zahir Sha aceptó la propuesta y la nueva Constitución fue bosquejada por expertos afganos, en colaboración con consejeros legales extranjeros (un francés, un indio y un egipcio). Se basó en los principios de la democracia clásica, pero mantuvo los valores tradicionales del Islam y la Monarquía, ambos muy arraigados en la sociedad afgana. Un aspecto importante, es que Hamid Karzai afganistanexcluyó a todos los miembros de la familia real de la escena política.

 

La nueva Constitución fue aprobada por la Asamblea Nacional en octubre de 1964, con un solo voto en contra e inmediatamente fue ratificada por el Rey. En los últimos años las guerras y los conflictos se han sucedido en el país. En 1978 se instaló un gobierno comunista, pero el fuerte hostigamiento de la guerrilla islámica provocó la invasión del ejército soviético en apoyo del gobierno marxista. En el contexto de la Guerra Fría, la guerrilla fundamentalista islámica fue apoyada por Estados Unidos, Arabia Saudita, Pakistán y otras naciones musulmanas. El conflicto armado duró nueve años hasta 1989. Luego se reanudó la guerra civil y en 1996 los talibanes impusieron su régimen basado en la sharia. En 2001 una coalición internacional derribó el régimen talibán, autorizando el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas la creación de una fuerza internacional para ayudar al gobierno del Presidente Hamid Karzai, pero no han conseguido estabilizar el país, que se encuentra inmerso en una guerra constante.

 

VIAJAR

 

Antes de realizar un viaje al extranjero, se recomienda registrar sus datos en el Registro de Viajeros informático de este Ministerio para facilitar la atención en eventuales situaciones de emergencia o necesidad.

 

SE DESACONSEJA EL VIAJE BAJO CUALQUIER CIRCUNSTANCIA. Se sugiere leer con atención el resto de estas recomendaciones de viaje.

SE RECUERDA QUE EXISTE UN SERIO RIESGO DE QUE SE PRODUZCAN ATENTADOS Y SECUESTROS EN TODO EL PAÍS O EN DETERMINADAS ZONAS.

 

El deterioro de la seguridad se ha agudizado fuertemente los últimos meses en todo el país y también en Kabul, como ha quedado de manifiesto tras las recientes cadenas de ataques con cohetes y de atentados con explosivos. Se prevé que con la llegada del invierno y durante los próximos meses aumenten los atentados de todo tipo en las grandes ciudades (tiroteos, IED, atentados suicida, etc.), incluidos los dirigidos a los ciudadanos extranjeros y los indiscriminados en espacios públicos, así como un aumento general de la inseguridad en todo el país. Estas condiciones de extrema inseguridad condicionan decisivamente la vida tanto de los afganos como de los extranjeros en todo el país, especialmente en Kabul y otras grandes ciudades.
 
En atención a lo anterior se insta encarecidamente a todos los españoles presentes en Afganistán a que extremen las medidas de seguridad y autoprotección y restrinjan al máximo sus desplazamientos y el tránsito por vías públicas. Se recomienda asimismo evitar al máximo los lugares públicos, especialmente los centros oficiales y particularmente las oficinas y colegios electorales, así como los mercados, hoteles, pensiones, restaurantes y otros en los que podrían producirse atentados, tanto indiscriminados como específicamente contra los extranjeros.
 

Si a pesar de todo lo anteriormente expuesto se tomara la decisión de viajar, se subraya la necesidad de hacerlo provisto de un seguro médico de viaje adecuado y válido, que cubra aquellos gastos que pudieran ocasionar su repatriación por motivos de urgencia, hospitalización o por defunción; y que cubra todo el periodo de estancia o tránsito previsto, recomendando una cobertura mínima aplicable a todos los supuestos citados de 30.000 USD.

 

Se desaconseja encarecidamente la vía terrestre para entrar en el país. Muchos de los pasos fronterizos permanecen cerrados (en su mayor parte, en el norte) y el resto no ofrece ninguna garantía de seguridad.

 

Antes de iniciar viaje a Afganistán, se recomienda ponerse en comunicación con la Embajada de España en Afganistán, para anticipar su llegada o actualizar estas recomendaciones, bien al teléfono de emergencia consular (0093797657074), bien por correo electrónico (Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. ). Se recuerda y reitera la necesidad de inscribirse en el Registro consular de la Embajada, mantener contacto frecuente con la misma, y comunicar los cambios de residencia, desplazamientos y la salida definitiva del país.

 

Zonas de riesgo (deben ser evitadas): todas, muy especialmente el Sur y el Este del país.

Zonas de riesgo medio: ninguna.

Zonas sin problemas: ninguna.

 

DOCUMENTACIÓN Y VISADO

 

Pasaporte / DNI: pasaporte.

Visados: si. El visado podrá solicitarse en la Embajada de la República Islámica de Afganistán en Madrid. No es posible obtener visado en frontera.

 

DATOS DE INTERÉS

 

No hay vacunas obligatorias. Recomendadas: Hepatitis, Fiebre Tifoidea, Tétanos y Rabia.

Para más información, consulte la siguiente página web.

 

La infraestructura sanitaria del país es muy precaria.  Existen hospitales en el interior de las bases militares, destinados únicamente al personal de ISAF a los que, en caso de extrema urgencia, se podría acudir. Existen algunas clínicas fuera de las bases militares en las que colabora personal médico extranjero que ofrecen algunos servicios sanitarios moderadamente aceptables, aunque para recibir tratamiento en situaciones de cierta gravedad los pacientes tanto extranjeros como afganos deben de trasladarse al extranjero (India, países del Golfo, Europa). Los precios por consulta en las citadas clínicas son elevados.

 

Las penas que se imponen en este país por delitos relacionados con el tráfico y consumo de drogas dependen del tipo de sustancia y de la cantidad. Si se trata de opio y heroína pueden conllevar penas de prisión de hasta 7 años y cadena perpetua. En el caso del cannabis, desde 3 meses a penas de prisión mayor. 

Las autoridades policiales de Kabul han incrementado recientemente las medidas contra el consumo de bebidas alcohólicas cerrando una serie de locales en los que éstas se vendían sin autorización. Se recomienda, por ello, que el consumo de alcohol se realice en lugares que tengan licencia para ello y, en ningún caso, ofrecer una bebida alcohólica a un ciudadano afgano. 


Afganistán es uno de los países más minados del mundo, por lo que se deberá prestar atención a las indicaciones que puedan existir en este sentido, así como a las recomendaciones de la población local o de personal especializado.


CONTACTOS

 

Embajada de la República Islámica de Afganistán

Para la obtención de visado, y conocer otros requisitos de entrada al país, deberán dirigirse a la Embajada de Afganistán en España, cuyos datos de contacto son los siguientes:

Calle de Nuria, 16 – 4º 28034 MADRID
Telf.: 91 721 85 81
Fax: 91 721 68 32
Correo electrónico:  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Página web 

 

EMBAJADA EN KABUL

Cancillería: Shirpur, Main St. Third Lane (right). Kabul.
Teléfono/s: (0) 202 310 405 / (0) 202 310 406
Teléfono de emergencia: (0) 797657074
Dirección de correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Página Web 

 

Agregaduría de Defensa
Wazir Akbar Khan, Distsrict 10, Street 15, House 471​

 

DIVISAS

 

Es recomendable que, antes de iniciar su viaje, compruebe que dispone de suficiente cantidad de dinero en dólares ya que tanto las tarjetas de crédito como los cheques de viaje no son aceptados, y existe un número muy limitado de cajeros automáticos en todo el país.

 

Quienes somos | Derechos contratación | Política de privacidad | Contactar

 

Copyright © 2014 Grupo Araque. Todos los derechos reservados. (All rights reserved).
C.I.C.M.A 181 Autorizado y supervisado por la Direccion General de Turismo de la Comunidad de Madrid.
Viajes Araque S.A. CIF A-28828887 Registro Mercantil Tomo.9855 Folio.214.
C/ Joaquín Ibarra, 42-44 (28042 Madrid) y C/ San Bernardo, 77 (Madrid)