Guía de la República Federativa de Brasil

brasil 

HISTORIA

 

bandera de brasil

Se estima que el territorio de Brasil ha sido habitado hace al menos 8,000 años. Los orígenes de los primeros brasileños, que eran llamados "indios" por los portugueses, todavía son una materia de estudio por los arqueólogos. La visión tradicional es que fueron parte de la primera ola de inmigrantes cazadores que vinieron a las Américas desde Siberia, a través del estrecho de Bering. Los primeros indígenas que habitaron Brasil fueron al norte: los Arawak y Caribes; sobre la costa este y la cuenca amazónica: los Tupí-Guarani; instalados en las regiones orientales y meridionales del país: los Ge; al oeste: los Pano, al oeste. Se calcula que cuando fueron descubiertos había entre 2 y 3 millones de indígenas, que en 5 siglos se redujeron a los actuales 280.000 indígenas. Cuando llegaron los primeros exploradores europeos, todas las partes del territorio estaban habitadas por tribus indias semi-nómadas que subsistían de una combinación de caza, pesca, recolección y agricultura. La actual cultura brasileña le debe mucho a esos pueblos, incluido el desarrollo de cosechas como la cassava y el complejo conocimiento necesario para la supervivencia en la selva tropical.

 

Aunque la mayoría de publicaciones apuntan a los portugueses como los descubridores o primeros europeos que descubrieron Brasil, lo cierto es que numerosos datos justifican que el primer europeo que pisó tierra brasileña fue el navegante español Vicente Yáñez Pinzón. Después de su cruzar el Atlántico, pisó tierra cerca de la actual Recife, el 26 de enero de 1500. Navegó a continuación bordeando la costa, hacia el norte, hasta la desembocadura del río Orinoco, descubriendo también en esa singladura la desembocadura más espectacular del mundo, la del río Amazonas. Sin embargo, en virtud de las decisiones del Tratado de Tordesillas (1494), que modificaba la línea de partición instaurada en 1493 por el Papa Alexandre VI para delimitar el imperio portugués y español, el nuevo territorio fue atribuido a Portugal. España no reivindicó entonces el descubrimiento de Pinzón. Pedro Alvares Cabral, un navegante portugués, llego a Brasil el 22 de abril de 1500. El país estaba gradualmente poblado por portugueses que buscaban escapar de la pobreza, y por nobles quienes se les concedió privilegios coloniales por la Corona. La administración colonial en los próximos dos siglos estaba basada en un sistema feudal en el cual los individuos favorecidos recibían títulos de enormes cuadras de tierra llamadas capitanías; muchos de estos dominios finalmente se convirtieron en los actuales estados brasileños.

 

En 1501, el navegante italiano Américo Vespucio dirigió una expedición sobre este nuevo territorio por instrucciones del gobierno portugués. En el transcurso de estas exploraciones, Vespucio reconoció y puso nombre muchos cabos y bahías, entre ellas la de Río de Janeiro. Regresó a Portugal con El "Pau-Brasil", árbol del cual se obtenía el colorante rojo muy cotizado en Europa, fue una de las primeras riquezas extraídas y el origen del nombre del país. La Terra da Vera Cruz tomó, a partir de esta fecha, el nombre de Brasil. El período colonial comienza con la expedición de Martim Afonso de Souza, en 1530, el rey de Portugal, Juan III el Piadoso, emprendió un programa de colonización sistemática de Brasil, principalmente el nordeste, estableciendo plantaciones de azúcar y extrajeron valiosa madera de los bosques. En 1549 Martim Afonso de Souza puso en marcha un gobierno central cuya capital se fijó en la nueva ciudad de Salvador de Bahía, creó una nueva administración y reformó el poder judicial. Para proteger al país de la amenaza francesa, estableciendo un sistema de defensa costera.

 

La economía colonial estaba integrada al proceso de expansión del capitalismo mercantil. Portugal tenía el monopolio del comercio de la colonia. La producción recaía en el monocultivo del azúcar (debido a la creciente demanda de Europa), en el latifundio y en la utilización de la mano de obra esclava, en primer lugar, los colonos trataron de esclavizar a los indios para trabajar los campos. (La exploración inicial del interior de Brasil fue debido enormemente a aventureros paramilitares, los Bandeirantes, quienes entraron a la selva en busca de oro y esclavos indios.) Sin embargo, los indios se encontraban no aptos como esclavos, y así los dueños de tierras portugueses miraron hacia África, desde la cual importaron los esclavos. La Bahía de Guanabara no sería poblada hasta que una expedición francesa se estableciera allí en 1555, pocos años mas tarde una fuerza portuguesa destruyó la colonia francesa. En 1580, Felipe II, rey de España, heredó la corona de Portugal. Este período de unión de los dos reinos, hasta 1640, fue marcado por frecuentes agresiones inglesas y holandesas contra Brasil. Así, en 1624, una flota holandesa se apodera de Salvador de Bahía. Pero el año siguiente, la ciudad fue retomada por un ejército compuesto de españoles, portugueses e indios

 

La finalmente frustrada intrusión holandesa en Brasil fue de más larga duración y más problemática para Portugal. Los corsarios holandeses comenzaron por saquear la costa: saquearon Bahía en 1604, e incluso capturaron temporalmente la capital, San Salvador. De 1630 a 1654, los holandeses se establecieron permanentemente en el noreste y controlaron una larga faja de la costa más accesible a Europa, no obstante, sin penetrar en el interior. Pero los colonos de la Compañía holandesa de las Indias Occidentales en Brasil estaban en constante estado de sitio, a pesar de la presencia en Recife del gran Juan Mauricio de Nassau-Siegen como gobernador. Tras varios años de guerra abierta, los holandeses se retiraron formalmente en 1661. Poca influencia étnica o de cultura francesa y holandesa quedaron de estos intentos de colonización. Desde el comienzo del siglo XVII, misioneros jesuitas hicieron incursiones en el Amazonas. Bajo el reinado del Rey José I de Portugal, Brasil conoció numerosas reformas por instigación del marqués de Pombal, secretario de Asuntos Extranjeros y de Guerra, luego Primer Ministro. Los esclavos indios fueron liberados y los impuestos reducidos.

 

Pombal atenuó el peso del monopolio real sobre el comercio internacional del virreinato, centralizó el aparato gubernamental brasileño cuya sede fue transferida de Salvador de Bahía a Río de Janeiro en 1763. Tres años antes, en 1760, a modo de lo que ya había hecho en 1759 en Portugal, Pombal expulsó a los jesuitas de Brasil. La razón oficial fue el descontento popular suscitado por la influencia jesuita en los indios y su creciente peso en la economía. En 1808, el rey Juan VI de Portugal (en ese tiempo aún príncipe regente), huyendo del ejército de Napoleón I, trasladó el asiento del gobierno a Brasil, ante esto Brasil dejó de tener status colonial y en ese mismo año de 1808 pasó a ser el Reino de Brasil como, de facto, principal constituyente del Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve siendo la capital efectiva de tal Reino Unido la ciudad de Río de Janeiro. Parte de la familia real regresó a Portugal en 1821, el interludio condujo a un creciente deseo por la independencia entre los brasileños. El 7 de septiembre de 1822, el entonces príncipe-regente proclamó la independencia de Brasil, y fue coronado emperador.

 

Pedro I de Brasil, en gran medida desprestigiado por los reveses bélicos ocurridos durante la guerra argentino-brasileña con la consiguiente liberación de la Pedro I de Brasilllamada "Provincia Cisplatina" y el inicio de movimientos republicanos separatistas en algunas provincias, abdicó en 1831 y, tras gobiernos interinos por regentes nombrados, su hijo Pedro II fue coronado emperador a los catorce años de edad. Tenía gusto por la gente común, pero disgustó a las élites, quienes lo creían demasiado liberal, y los intelectuales, que sentían que no era lo suficientemente liberal. El principal acontecimiento de su reinado fue la abolición de la esclavitud en 1888. Pedro II fue depuesto el 15 de noviembre de 1889 por un golpe militar republicano liderado por el general Deodoro da Fonseca, que se convirtió en el primer presidente del país. El nombre del país se convirtió en los Estados Unidos de Brasil (que en 1967 fue cambiado a República Federativa de Brasil.) Desde 1889 hasta 1930, el gobierno era una democracia constitucional, con la presidencia alternándose entre los dominantes estados de São Paulo y Minas Gerais.

 

En los últimos años del siglo XIX, el café empezó a reemplazar el azúcar como el principal recurso de exportación del país. El negocio del café causó que Brasil subiera económicamente, atrayendo a muchos inmigrantes europeos--particularmente de Italia y Alemania. Este influjo de labor también permitió al país desarrollar una economía industrial que se expande lejos de la costa. Este periodo, conocido como la "Vieja República," finalizó en 1930 con un golpe militar que puso a Getúlio Vargas, un civil, en la presidencia. Una junta militar tomó el control del país en 1930 y Getúlio Dorneles Vargas alcanzó el poder como presidente provisional. El cambio de régimen implicó la decadencia de la oligarquía cafetera y el ascenso de las clases medias y las oligarquías periféricas. Vargas gobernó en una forma u otra de manera continuada, salvo un breve período, hasta su suicidio en 1954. Desde 1930, los sucesivos gobiernos consiguieron el crecimiento de la industria y la agricultura y el desarrollo del extenso interior brasileño.

 

Getúlio Vargas gobernó como Presidente provisional entre 1930 y 1934. El golpe militar había suspendido la vigencia de la Constitución de 1891, si bien Vargas había prometido la promulgación de una nueva Carta Magna. En julio de 1932 estalló en São Paulo la llamada Revolución Constitucionalista, que exigía la instauración de un régimen constitucional y fue sofocada en octubre. En 1934 se proclamó una nueva Constitución y Getúlio Vargas fue elegido presidente por el Congreso. Los tres años siguientes fueron de progresiva polarización política. Ganaron fuerza organizaciones izquierdistas como Alianza Nacional Libertadora o el Partido Comunista Brasileño; también surgió un movimiento de inspiración fascista llamado Integralismo. En 1935 fracasó una intentona revolucionaria de izquierda encabezada por ciertos sectores del ejército y algunos individuos ligados a la URSS. Aprovechando el clima de pánico reinante, el 10 de noviembre de 1937, un año antes de las elecciones presidenciales, Getúlio Vargas da un golpe de Estado y se convierte en dictador. El régimen instaurado, de carácter populista, se denominó Estado Novo. El 29 de octubre de 1945, los militares obligan a Vargas a dejar el poder.

 

João GoulartCon la renuncia de Vargas en 1945, y tras redactarse una nueva Constitución en 1946, que restauraba derechos individuales respecto a la anterior, se inicia el período conocido como República Nova. Se trató de un régimen democrático, durante el cual la capital se desplazó de Río de Janeiro a Brasilia y que se caracterizó por el populismo, el nacionalismo y el desarrollismo. Los principales presidentes de este período fueron Getúlio Vargas, elegido democráticamente en 1950 y que gobernó hasta su suicidio en 1954, y Juscelino Kubitschek (1956-1961). En 1961 fue elegido Jânio Quadros, que renunció en agosto de ese mismo año. Pasó entonces a gobernar su vicepresidente João Goulart, quien acometió una política de reformas sociales. Las oligarquías tradicionales y la CIA maniobraron para provocar su caída. El golpe de Estado de 1964 lo depuso y estableció una dictadura militar represiva. Fue finalmente en 1985 que fue elegido, Tancredo Neves, como el primer presidente civil brasileño después de 21 años. Pero murió antes de entrar en funciones. El vice-presidente José Sarney lo reemplazó. Confrontado a un rebote de la inflación y a una deuda externa considerable, Sarney impuso un programa de austeridad que comprendía la emisión de una nueva moneda, el cruzado. Para fortalecer la democracia, una nueva constitución entró en vigor en octubre de 1988.

 

Fue en el cuadro de esta nueva constitución previendo la elección del presidente por sufragio directo que fue elegido, en diciembre de 1989, Fernando Collor de Mello, candidato del partido conservador de reconstrucción nacional. Sus medidas drásticas de lucha contra la inflación provocaron una de las más graves recesiones que Brasil haya conocido jamás en una década. Por otra parte, rumores cada vez más precisos de corrupción comenzaron a circular sobre el presidente Collor. La Cámara de Diputados entabló un proceso contra Collor por corrupción, que finalmente terminó por renunciar el 29 de diciembre de 1992. A finales de 1994, las elecciones presidenciales dieron la victoria a Fernando Henrique Cardoso quien tomó sus funciones el 1 de enero de 1995. La inflación fue parcialmente detenida, Brasil despegó económicamente a pesar de la subsistencia de bolsones de pobreza considerables. El Noreste sufrió de la más importante sequía desde hacía cuarenta años. En 1997, Brasil realizó un número creciente de intercambios con los países adherentes al MERCOSUR. Pero vuelta necesaria la aceleración de las privatizaciones, a fin de evitar una crisis del sistema bancario, encontró la oposición de los sindicatos, de la izquierda radical, de José Sarney.

 

En octubre de 1998, el presidente Fernando Henrique Cardoso fue reelecto en la primera vuelta del escrutinio con cerca del 54 % de los sufragios, contra menos fernando henrique cardosodel 32 % para su adversario Luis Inacio Lula da Silva, líder del Partido de los trabajadores (PT). Anunció su intención de proseguir su programa de austeridad y adoptó, en acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) un plan a seguir. Resultó un aumento del desempleo. Esta crisis financiera sacudió la economía brasileña y desestabilizó la de sus vecinos del MERCOSUR, particularmente la Argentina. El FMI y los países ricos acordaron 41 mil millones de dólares a Brasil, que enderezó rápidamente su economía. Las elecciones municipales del 2000 fueron marcadas por los buenos resultados del Partido de los trabajadores (PT), quienes lograron la alcaidía de São Paulo. Lula fue elegido, el 27 de octubre de 2002, en las elecciones presidenciales. Por primera vez, fue elegido en Brasil un presidente de la República de izquierdas. Entró en funciones el 1 de enero de 2003.

 

VIAJAR

 

Antes de realizar un viaje al extranjero, se recomienda registrar sus datos en el Registro de Viajeros informático de este Ministerio para facilitar la atención en eventuales situaciones de emergencia o necesidad.

 

SE RECOMIENDA VIAJAR CON PRECAUCION Y ABSTENERSE DE HACERLO POR DETERMINADAS ZONAS. Se sugiere leer con atención el resto de estas recomendaciones de viaje.

 

En los últimos meses se constata un incremento de los índices de criminalidad en Brasil, especialmente en las grandes ciudades como Sao Paulo, Río de Janeiro, Salvador de Bahía o Brasilia, y también en otras del nordeste como Maceiró o Fortaleza.
 

La violencia más común son los asaltos a mano armada que fuerzan a las víctimas a retirar dinero de los cajeros automáticos y a entregar el dinero, relojes y joyas que lleve la persona asaltada. Pueden ocurrir a cualquier hora del día o de noche en cualquier barrio del Distrito Federal.
En los traslados de/al aeropuerto conviene tomar taxis acreditados oficialmente. En las ciudades con mucho tráfico como Sao Paulo en los trayectos al aeropuerto en algunas ocasiones acontecen asaltos a mano armada desde motos que aprovechan las paradas en semáforos y atascos. En caso de agresión, no oponga resistencia, ya que los atacantes suelen ir armados y pueden estar bajo el efecto de drogas.

 

Se ha constatado un aumento sostenido de fraude en relación con las tarjetas bancarias que son clonadas al retirar dinero de los cajeros. Por ello se aconseja utilizar preferentemente cajeros automáticos dentro de los bancos protegidos y tener cuidado al introducir el código secreto intentando ocultarlo para que no pueda ser grabado con cámara.
En las grandes ciudades, especialmente en las más turísticas, existe riesgo de robos y atracos, que en ocasiones pueden implicar violencia física. Conviene tomar todo tipo de precauciones, evitando portar objetos de valor, como joyas, relojes, cámaras, etc.

 

Zonas de riesgo (deben ser evitadas): barrios marginales ("favelas") de todas las grandes ciudades, especialmente Río de Janeiro, Salvador, San Pablo y Brasilia. Se aconseja no conducir en carreteras por la noche por el alto riesgo de accidentes de tráfico, por el mal estado de las mismas y por la carencia de iluminación. El gobierno estatal ha implantado una Unidad de Policía Pacificadora (UPP) en varias “favelas” de Río de Janeiro, lo que ha permitido mejorar las condiciones de seguridad en estas áreas. No obstante, las “favelas” son zonas de alto riesgo e impredecibles y por lo que deben ser evitadas. A pesar de que los brotes de violencia se dirigen particularmente a policías y ajustes de cuentas entre bandas, pueden ocurrir en cualquier momento de forma indiscriminada y no son zonas recomendables para los turistas en ningún momento. El transporte público puede verse interrumpido si ocurre algún brote de violencia incontrolada. Hay que estar alerta e informarse por los medios de comunicación de la situación local. En las grandes ciudades, especialmente en las más turísticas, existe riesgo de robos y atracos, que en ocasiones pueden implicar violencia física. Conviene tomar todo tipo de precauciones, evitando portar objetos de valor, como joyas, relojes, cámaras, etc. Estas precauciones deben extremarse en el caso de Río de Janeiro, San Pablo y Salvador así como en las ciudades del litoral Nordeste.

 

Zonas de riesgo medio: los barrios periféricos o ciudades satélite de Brasilia, donde el índice de criminalidad es más elevado. En el resto de Estados fronterizos al Distrito Federal, la violencia está más relacionada con el narcotráfico. Pueden realizarse ataques y cortes de carreteras. Esto ha ocurrido recientemente con más intensidad en los Estados de Mato Grosso, Tocantins y Pará, por ello el turismo deportivo o ecológico debe practicarse con prudencia y vigilancia. En el caso de Brasilia se registra una tasa creciente de 43 homicidios por cada 100.000 habitantes, muy superior a los 28 homicidios por cada 100.000 habitantes registrados como media en Brasil. En España la tasa media de homicidios es de 0,4 homicidios por cada 100.000 habitantes. La seguridad ciudadana ha mejorado ostensiblemente en Río de Janeiro en los últimos años, se puede caminar tranquilamente por la ciudad y tomar el metro. No obstante siempre es conveniente mantener las precauciones generales de seguridad especialmente en sitios turísticos, al atardecer y cuando se va solo. Hay que mantener las precauciones en todos los sitios turísticos, especialmente en el parque natural de Tijuca, en el centro, en los barrios de Santa Teresa, Lapa y Cinelândia. Mayor vigilancia aún hay que observar en los alrededores de la “Rodoviaria” (estación de autobuses) donde hay bandas que se dedican a robar a los viajeros. La playa de Copacabana, al ser la más extensa y expuesta, es el lugar donde más atracos se realizan pero han descendido mucho en los últimos tiempos. Es prudente evitar los barrios históricos y comerciales del centro de la ciudad después del atardecer y los domingos al no ser frecuentados por locales. En São Paulo las zonas de riesgo son especialmente Plaza de la República y la Plaza de la Estación de Luz. Hay que extremar las precauciones de noche en cualquier barrio y seguir las pautas generales de seguridad. En las playas del litoral paulista también se registran asaltos aunque sean menos visitadas por turistas extranjeros. En el Nordeste, a pesar de ser una zona en auge con tasas de crecimiento relevantes y con gran afluencia de turismo, la inseguridad ciudadana es un problema que se está agudizando. Los robos son violencia a turistas de objetos de valor y documentos de identidad son frecuentes. Se registran casos de turistas drogados por sustancias psicotrópicas introducidas en sus bebidas por lo que se recomienda no dejar su bebida sin supervisión. En las playas a 10 km de Recife (Pina, Boa Viagem, Piedade e Candeias) hay que extremar las precauciones con los ataques de tiburones, incluso en zonas con agua poco profunda. No se recomienda practicar surf en estas zonas ni nadar solo con la marea alta, tras tormentas ni zonas de pesca. Desde 1990, el Instituto médico-legal del Estado de Pernambuco ha registrado 63 muertes por ataques de tiburones en la ciudad de Recife. Debido a la situación de seguridad actual en Salvador de Bahía, todos los viajeros deben extremar las medidas de cautela y prudencia, evitando salir de las zonas turísticas (bajo protección policial), así como salir después de la puesta de sol. Es recomendable desplazarse siempre en grupo y no viajar de noche.

 

Zonas sin problemas: El resto del país.

 

DOCUMENTACIÓN Y VISADO

 

Pasaporte / DNI: pasaporte con validez de al menos 6 meses.

No es necesario visado si se viaja a Brasil durante un período máximo de estancia de 3 meses en el plazo de 6 meses para fines turísticos y profesionales de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo entre la UE y la República Federativa de Brasil sobre exención de visados para estancias de corta duración para titulares de pasaportes ordinarios de 2 de agosto de 2012, en vigor desde 1 de octubre de 2012. No obstante, es preciso cumplir ciertos requisitos para acreditar el propósito del viaje.

 

Se entiende por fines turísticos y profesionales:

 

1.- Las actividades turísticas:

Desde el día 2 de abril de 2012, las autoridades de control migratorio del Departamento de Policía Federal de Brasil exigen los siguientes requisitos para la entrada de turistas españoles en territorio brasileño:

Pasaporte en vigor (mínimo 6 meses).

Billete aéreo de ida y vuelta (la fecha de regreso debe estar ya confirmada).

Comprobante de medios económicos suficientes para manutención durante la estancia en Brasil. El valor mínimo corresponde a R$170 (ciento setenta reales)- aproximadamente 80€ (ochenta euros) al día, que deberán ser comprobados mediante presentación de tarjeta de crédito y su última factura, para verificación del límite.

En caso de hospedaje en hotel: documento comprobatorio de reserva ya pagada o garantizada del hotel o;

En caso de hospedaje en residencia particular: carta de invitación de un particular residente en la ciudad brasileña de destino, informando el plazo de estancia del turista español, con firma del declarante compulsada en notario brasileño (cartorio), acompañada de comprobación de residencia emitido a nombre del declarante.

Estas medidas únicamente se aplican a turistas.

 

2.- Viajes de negocios:

Exploración de oportunidades comerciales, asistencia a reuniones, firma de contratos y actividades financieras, de gestión y administrativas.

Asistencia a reuniones, conferencias, seminarios de carácter cultural, tecnológico y/o científico a condición de que no se reciba por esas actividades ninguna remuneración de las respectivas fuentes brasileñas/UE (con excepción del coste de la estancia directamente o vía una dieta diaria).

 

Requisitos: Cuando el motivo del viaje sea profesional deberá presentarse en Inmigración documentos que permitan comprobar las actividades que serán desarrolladas como tales durante la estancia en Brasil, con una carta de la empresa que envía y/o carta de las empresas que se vayan a visitar (incluyendo clientes, contactos en Brasil, etc). En el caso de que no fuera posible acreditar la condición del viaje como viaje de negocios, se recibirá el mismo tratamiento que los turistas (ver punto anterior).

 

3.- Viajes para realizar actividades culturales y/o artísticas:

Participación en competiciones deportivas o certámenes artísticos, a condición de que los participantes no reciban ninguna remuneración de las respectivas fuentes brasileñas/UE, incluso si te compite por premios.

 

Requisitos: Siempre y cuando no generen remuneración en Brasil (es decir, que el artista no cobre en Brasil y  que no haya venta de entradas), quienes las realicen están exentos de visado. Es preciso presentar carta de la institución cultural que envía o que invita a participar en la actividad cultural. Se incluye en este supuesto, por ejemplo, la participación en conferencias o ferias. Tienen el mismo tratamiento que los viajes de turismo inferiores a 90 días.

 

En cambio, SÍ es necesario estar provisto de visado para realizar cualquier actividad remunerada o trabajar por cuenta ajena, realizar tareas de investigación, períodos de prácticas, estudios y trabajo social o realizar actividades de asistencia técnica o actividades misioneras, religiosas o artísticas remuneradas, independientemente de la duración de la estancia. Estancias superiores a 3 meses.

 

Nota: el ingreso, el tiempo de permanencia, así como la concesión de prórroga de permanencia de extranjeros en Brasil es decisión soberana de la autoridad migratoria brasileña (Departamento de Policía Federal). ADVERTIMOS que tras la firma del Acuerdo UE-Brasil, en reciprocidad, la Policía Federal está siendo muy restrictiva en la aprobación de prórrogas aceptándolas sólo en supuestos de extrema gravedad.

Para más información se recomienda visitar la página web: www.consuladobrasil.es

 

DATOS DE INTERÉS

 

Obligatorias: Brasil exige el Certificado Internacional de vacunación o Profilaxis para su ingreso al país solamente en el caso de proceder de uno de los países considerados como de riesgo de transmisión de fiebre amarilla en los 90 días antes de su viaje a Brasil. Para más información visite el “site” de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria

 

Aviso: Si tiene programado viajar a otro país latinoamericano tras su estancia en Brasil, verifique si el país de destino le exige estar vacunado contra la fiebre amarilla procediendo de Brasil. La vacuna necesita 10 días para ser efectiva. Viniendo desde España no se exige ninguna vacuna para entrar en el país. Si es recomendable si se quiere visitar la región amazónica, el Pantanal o el interior del Nordeste, vacunarse contra la fiebre amarilla y tomar precauciones contra el paludismo. También se recomiendan vacunas contra la hepatitis, que ofrecen más seguridad al viajero contra posibles infecciones, sobre todo en regiones como las anteriormente mencionadas.
 
Brasil exige el Certificado Internacional de vacunación o profilaxis para el ingreso al país solamente en el caso de proceder de uno de los países considerados como de riesgo de transmisión de la fiebre amarilla en los 90 días anteriores a su viaje a Brasil. A su vez, para los viajeros procedentes de Brasil, hay países que exigen la vacunación contra la fiebre amarilla (por ejemplo Costa Rica), por ello es preciso que el viajero procedente de Brasil verifique en la página web de la OMS o en la del país de destino si se requiere la vacunación contra la fiebre amarilla procediendo de Brasil. Es conveniente que los menores que vengan a residir en Brasil sean vacunados contra la tuberculosis y contra el sarampión, enfermedades que tienen una incidencia particularmente grave en este país. Hay que destacar que existe un excelente programa de vacunación infantil gratuito para las vacunas obligatorias. 

 

Es conveniente tomar precauciones evitando el consumo de agua del grifo, así como verduras y frutas que hayan sido adecuadamente lavadas y desinfectadas.

En los últimos tiempos se han recrudecido durante la época de lluvia brotes de DENGUE, enfermedad transmitida por el mosquito Aedes Aegpti y que en su forma hemorrágica más grave puede llegar a causar la muerte si no es atajada oportunamente. Río de Janeiro, Salvador de Bahía, Brasilia o Sao Paulo se han visto afectadas pero puede pasar en cualquier lugar del territorio nacional. Se recomienda el uso de repelentes de insectos para evitar la picadura del mosquito portador de la enfermedad. El Convenio de Seguridad Social firmado el 16 de mayo de 1991 entre el Reino de España y la República Federativa de Brasil que entró en vigor en 1995 incluye la asistencia sanitaria recíproca. No obstante, hay que tener en cuenta que la calidad del servicio proporcionado por el Sistema Público de Salud brasileño es inferior a la de su equivalente español.

 

La pena prevista por la "Lei de Entorpecentes" brasileña en su artículo 12 para el tráfico de sustancias estupefacientes es de 3 a 15 años de prisión. Sin embargo, existe un régimen de agravantes y atenuantes con lo que, según el artículo 18 de la citada Ley, si se trata de tráfico internacional, la pena podría incrementarse en dos tercios llegando en casos extremos a los 25 años de prisión. Asímismo, se deben tener en cuenta las duras condiciones de muchos centros penitenciarios en Brasil.

 

ATENCIÓN MENORES:

En caso de viajar con menores de nacionalidad brasileña o dobles nacionales, no puede olvidarse que las autoridades brasileñas pedirán a la salida del país la autorización de viajar de los dos progenitores, negando el embarque en caso de no presentar  tal documento. Esa autorización se obtiene en los Consulados brasileños en España en caso de ser residentes en nuestro país o en las Comisarías de la Policía Federal en caso de que el menor resida en Brasil.
Para información de aspectos concretos por favor consultar la página de la Embajada de España en Brasilia

 

CORRIENTE ELÉCTRICA

El voltaje varía en Brasil de unas regiones a otras. Incluso algunas casas tienen líneas con voltajes diferentes. En Brasilia el más común en de 220v (en otras ciudades como Sao Paulo y Río es habitualmente de 110v). En Brasil la electricidad es de 60 ciclos, por lo que muchos aparatos eléctricos europeos no son utilizables.

 

TELEFONÍA (operadores y tarifas)

La calidad del servicio telefónico es buena. Los precios son muy variables dependiendo de cada compañía y del plan que escoja cada usuario. Para realizar llamadas a móviles, si el destinatario se encuentra en ciudad distinta del que llama, es preciso marcar el prefijo de la ciudad correspondiente.

Las llamadas interurbanas dentro de Brasil cuestan 0,12R$/minuto a teléfonos fijos y 0.92 R$/minuto a teléfonos móviles. Las llamadas internacionales cuestan 1,43R$/minuto a fijos y 2,54R$ a móviles. Las llamadas de un estado de Brasil a otro están sujetas a tarifas de "roaming".

 

HORARIO COMERCIAL Y BANCARIO. EXISTENCIA DE BANCOS ESPAÑOLES.

El horario comercial más habitual es de 9,00 a 18,00 aunque en Brasilia y en las principales ciudades cada vez hay más supermercados que abren las 24 horas, incluso los domingos. El horario bancario por el contrario, es muy reducido de 11 a 16 horas.

 

INFRAESTRUCTURAS TURÍSTICAS. PRESENCIA DE COMPAÑÍAS ESPAÑOLAS

Brasil cuenta con buenas infraestructuras turísticas aunque mejorables para su potencial. La relación calidad-precio no es buena si se compara con los estándares españoles. Dadas las dimensiones continentales de Brasil, el uso del transporte aéreo se hace imprescindible en muchas ocasiones y no simpre existen conexiones suficientes, especialmente con algunos estados del Norte y Nordeste. En general los preciones de los billetes son bastante elevados.

 

CONTACTOS

 

Embajada de Brasil en Madrid

Cancillería
C/ Fernando el Santo, 6
28010 Madrid
Tel.: 91 7004650
Fax: 91 7004660
Páginas web:
http://madri.itamaraty.gov.br
http://www.brasil.es

 

CONSULADO GENERAL DE BRASIL EN MADRID
Calle Goya 5 y 7, Pasaje comercial 2ª planta
28001 Madrid
Tel.: 91 7021220
Fax: 91 3101630
Horario de atención al público: de 09:30 a 13:30
Página web: http://www.consuladobrasil.es
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

CONSULADO GENERAL DE BRASIL EN BARCELONA
Avda. Diagonal 468, 2º, 08006 Barcelona
Página web: http://www.brasilbcn.org  
Fax: 93 487 26 45
Horario de atención al público: de 09:30 a 13:30

 

EMBAJADA EN BRASILIA (61) 

Cancillería
SES Av. das Nações, Q. 811, Lt. 44.-70429-900 Brasilia, D.F.
Teléfono/s: +55 61 3701 1600.
Teléfono Móvil Emergencia Consular: +55 61 9961 0583
Fax/es: +55 61 3242 17 81 y +55 61 3244 23 81
Dirección de correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Sección Consular: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Página Web: http://www.exteriores.gob.es/embajadas/brasilia
Twitter: @EmbEspBrasil

 

DIVISAS

 

Dado que la moneda brasileña, el Real, no cotiza en el exterior, deben traerse dólares o euros para su cambio al llegar al país. No existen limitaciones para la entrada de divisas por turistas, pero conviene hacer la correspondiente declaración al entrar en el país, ya que, a la salida, sólo se permitirá sacar como máximo la mitad de la cantidad introducida inicialmente.

En general los cajeros automáticos funcionan bien con tarjetas de crédito españolas. No suele haber problemas para pagar con las mismas en la mayoría de establecimientos comerciales, hoteles y restaurantes.

En el caso de entrar productos electrónicos nuevos por valor superior a 500 USD es preciso declararlo en aduanas y pagar el correspondiente impuesto.

 

Quienes somos | Derechos contratación | Política de privacidad | Contactar

 

Copyright © 2014 Grupo Araque. Todos los derechos reservados. (All rights reserved).
C.I.C.M.A 181 Autorizado y supervisado por la Direccion General de Turismo de la Comunidad de Madrid.
Viajes Araque S.A. CIF A-28828887 Registro Mercantil Tomo.9855 Folio.214.
C/ Joaquín Ibarra, 42-44 (28042 Madrid) y C/ San Bernardo, 77 (Madrid)