Guía de la República Democrática de Somalia

 somalia

HISTORIA

 

bandera de somalia

En el siglo VIII refugiados árabes fundaron varios establecimientos comerciales en la costa. Islamizados y dirigidos por inmigrantes yemenitas, en el siglo XIII los somalíes crearon el reino de Ifat, con Zeila como centro urbano principal. Pronto chocó con los abisinios, afirmó su independencia, amplió su territorio y cambió su nombre por el de sultanato de Adal. Los sultanes trataban de extender su estado a expensas del Imperio Etíope. El conflicto tenía connotación religiosa, por ello, los emperadores abisinios pidieron reiteradamente ayuda a los cristianos europeos, a partir de 1439. En 1541 el gobierno portugués envió una flota que apoyada por un ejército etíope, arrasó la ciudad de Zeila, Mogadiscio, Berbera y Brava. La presencia naval portuguesa impidió la reestructuración económica de la región. Adal decayó, dividiéndose en una serie de sultanatos menores, de los cuales los del norte fueron controlados por el Egipto otomano y los del sur reconocían la soberanía del sultán de Zanzíbar.

 

En 1862 los franceses compraron el puerto de Obock, los italianos se instalaron en Asep (Etiopía) en 1869 y se extendieron por Eritrea. Los ingleses se encargaron de las posesiones egipcias de Zeila y Berbera en 1885. En compensación por su derrota frente a Etiopía, Italia obtuvo el litoral sur de Somalia en 1906.

El jeque Mohamed bin Abdullah Hassan organizó un movimiento revolucionario islámico que derrotó a los colonialistas en cuatro oportunidades entre 1900 y 1904. En 1920 los ingleses volvieron a controlar el territorio. En julio de 1976 Somalia invadió el Ogadén etíope, con el pretexto de apoyar al Frente de Liberación de Somalia Occidental. El ejército etíope con el respaldo de fuerzas cubanas y la simpatía de la mayor parte de los estados africanos, rechazó la invasión.

Somalia rompió las relaciones con Cuba.

 

La guerra contra Etiopía, la elevación de los precios del petróleo y de los cereales básicos y la sequía de 1978, llevaron al país al caos. En octubre de 1980, Barre decretó el estado de emergencia y reinstauró el Consejo Revolucionario Supremo, eliminado desde 1976. Las relaciones con Kenya mejoraron desde 1984.

Con Etiopía resurgieron problemas por la disputada meseta de Ogadén y por el flujo de refugiados etíopes hacia campos somalíes. Barre fue reelegido en diciembre de 1986. En febrero de 1989, el primer ministro Ali Samater viajó a Londres y a Washington para anunciar una amnistía y la concesión de la libertad a presos políticos.

Pero en el contexto del fin de la Guerra Fría, Somalia había perdido interés estratégico para los Estados Unidos, que redujo sus créditos e inversiones. Arabia Saudita cesó casi por completo sus compras de ganado. En enero de 1991 la oposición formó el Congreso Somalí Unido y derrocó al presidente, sustituyéndolo por Alí Mahdi Mohammed. Después de enfrentamientos entre dos facciones del Congreso Somalí Unido, el presidente Mahdi huyó de Mogadiscio en noviembre de 1991. La capital quedó en manos del general Mohamed Farah Aidid.

 

Después de dos años de guerra civil y total anarquía, Somalia continuaba en 1993 sin autoridad central. En algunas regiones, las poblaciones locales respetaban la autoridad tradicional de los ancianos de los clanes. Sin embargo, el poder ha permanecido en manos de los caudillos militares y de pandillas de saqueadores fuertemente armados. La República de Somalilandia que se declaró independiente del resto del país en mayo de 1992, ha padecido la lucha entre clanes, así como la falta total de reconocimiento internacional. La ONU bajo presión de Estados Unidos aprobó, a finales de 1992, el envío de un contingente armado con el pretexto de restablecer el flujo del suministro de alimentos y reimpulsar el proceso de desarme de las facciones en lucha. Con el país dividido y sin reconocimiento internacional, la República de Somalilandia continuó funcionando en 1995. En el resto del país las facciones se agruparon en torno a la Alianza por la Salvación Somalí de Alí Mahdi Mohamed y la ASN dirigida por Farah Aidid, ambas autoproclamadas gobierno. Farah Aidid murió en agosto de 1996 y fue sucedido por su hijo Hussein.

 

En enero de 1997 en Etiopía, 26 líderes políticos asociados a la Alianza por la Salvación Somalí, con el apoyo de la Organización de la Unidad Africana, decidieron Abdiqassim Salad Hassan somaliaestablecer un Consejo de Salvación Nacional con poder para organizar un gobierno de transición. Hussein Aidid y Mohamed Ibrahim Egal, reelecto presidente de Somalilandia en marzo, no reconocieron esa decisión. Con el fin de conformar una nueva administración llamada Puntland, una conferencia de 300 líderes del noroeste realizada en junio de 1998 en el distrito de Garowe eligió como presidente al coronel Abdullah Yussuf Ahmed y a Mohamed Abdi Hashi como vicepresidente. Puntland habría de abarcar las áreas de Garowe, Bari y Galkayo. Los líderes que la fundaron nominalmente manejaron que la capital podría ser el poblado de Garowe. En agosto de 2000 una conferencia de paz en Djibouti, integrada por las distintas fracciones, eligió a los 245 miembros del parlamento, que siguió funcionando desde el exilio, y este designó a Abdulkasim Salat Hassan como nuevo presidente.

 

VIAJAR

 

Antes de realizar un viaje al extranjero, se recomienda registrar sus datos en el Registro de Viajeros informático de este Ministerio, para facilitar la atención en eventuales situaciones de emergencia o necesidad.

 

SE DESACONSEJA EL VIAJE BAJO CUALQUIER CIRCUNSTANCIA Y SE RECOMIENDA A LOS ESPAÑOLES QUE SE ENCUENTREN EN EL PAÍS QUE LO ABANDONEN LO ANTES POSIBLE. Se sugiere leer con ateción el resto de estas recomendaciones de viaje. SE RECUERDA QUE EXISTE UN SERIO RIESGO DE QUE SE PRODUZCAN SECUESTROS EN TODO EL PAÍS O EN DETERMINADAS ZONAS.


El nivel de inseguridad del país, los continuos enfrentamientos armados que afectan a distintas regiones, las amenazas dirigidas por grupos insurgentes contra cualquier ciudadano extranjero y la proliferación de los secuestros ponen en grave riesgo a cualquier ciudadano español, incluido el personal humanitario de organizaciones internacionales u organizaciones no gubernamentales, que tenga pensado desplazarse a Somalia.
 
Pese a las mejoras en el terreno político y de seguridad y a la normalización de las relaciones diplomáticas entre España y Somalia, la extrema debilidad de su gobierno y el hecho de que no controle amplisimas zonas del país - éstas son controladas, de hecho, por milicias, grupos insurgentes o señores de la guerra -hacen que la asistencia consular por parte de las autoridades españolas resulte extremadamente difícil y sin que existan garantías de éxito.

 

De encontrarse algún español en Somalia y sin perjuicio de las medidas de seguridad que eventualmente puedan adoptar las organizaciones que auspician su presencia, se recomienda encarecidamente que informe a la Embajada de España en Nairobi de su fecha de llegada y salida, localización exacta, medidas de seguridad adoptadas y teléfonos de contacto.

 

Las condiciones de seguridad en Somalia son muy malas. El país se ve salpicado a diario por incidentes armados, terrorismo, secuestros, robos a mano armada y piratería. Una multiplicidad de grupos insurgentes, milicias o simples bandidos actúan con regularidad sembrando el terror entre la población. Igualmente, la presencia de tropas militares extranjeras pertenecientes a contingentes internacionales hace que con cierta frecuencia se produzcan enfrentamientos armados de estos con las milicias islamistas en distintos puntos del país.

 

El desmoronamiento del Estado que se produjo en Somalia a partir de 1991 y que se prolongó durante cerca de 20 años hace que las actuales estructuras estatales sean sumamente frágiles, con un control relativo del territorio y con una región, Somalilandia, al norte del país y con capital en Hargeisa, que aunque no cuenta con reconocimiento internacional se autoproclamó independiente en 1991 y actúa como tal desde entonces. Esta región es de hecho la más estable y menos insegura de todo el territorio, pero está muy lejos de disponer de unas condiciones de seguridad aceptables. También la región nororiental de Putland, con capital en Garowe, actúa con un elevado grado de autonomía y escaso control por parte de las autoridades de Mogadiscio.

 

Pese a que los patrullajes en el Océano Índico por parte de los efectivos de la Operación Eunavfor-Atalanta y otras misiones militares han hecho decrecer el número de actividades de piratería cerca de las costas de Somalia e incluso en espacios marinos que se encuentran más allá de sus aguas jurisdiccionales, la navegación por la zona sigue entrañando graves riesgos, por lo que se desaconseja por completo cualquier actividad marina, ya sea pesquera o de recreo.

Zona de riesgo (deben ser evitadas): todo el país y sus aguas aledañas puede considerarse zona de riesgo.

 

DOCUMENTACIÓN Y VISADOS

 

Pasaporte/DNI: pasaporte

Visados: el visado es necesario para viajar a cualquier región de Somalia, obteniéndose en el aeropuerto o puesto fronterizo de entrada.

 

DATOS DE INTERÉS

 

Las instalaciones hospitalarias son muy escasas y su estado es deplorable. En caso de encontrarse en Somalia conviene tener un buen seguro médico y llevar un botiquín completo. La escasez alimentaria alcanza niveles preocupantes.

 

CONTACTOS

 

Somalia no cuenta con representación diplomática en España. Para cualquier cuestión es necesario contactar con la embajada en París

26, rue Dumont d'Urville

75116 Paris

Tel: + 33 1 45.00.76.51

 

Embajada española acredita para Somalia en Nairobi, Kenia
Cancillería: La de la Embajada de España en NAIROBI: C.B.A. Building, 3er piso Mara & Ragati Road, Upper Hill P.O. Box 45503-00100 Nairobi.
Teléfonos: ,+254 20 272 02 22 / 3 / 4 / 5, teléfono para emergencias: + 254 733 63 11 44 (desde España) 0733 63 11 44 (desde Kenia)
Fax: + 254 20 272 02 26
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

DIVISAS

 

La divisa en Somalia es el chelín somalí, con la excepción de Somaliland, cuya moneda es el chelín de Somaliland. Los dólares se utilizan en todo el país, pero no se aceptan tarjetas de crédito.

 

Quienes somos | Derechos contratación | Política de privacidad | Contactar

 

Copyright © 2014 Grupo Araque. Todos los derechos reservados. (All rights reserved).
C.I.C.M.A 181 Autorizado y supervisado por la Direccion General de Turismo de la Comunidad de Madrid.
Viajes Araque S.A. CIF A-28828887 Registro Mercantil Tomo.9855 Folio.214.
C/ Joaquín Ibarra, 42-44 (28042 Madrid) y C/ San Bernardo, 77 (Madrid)